Inundaciones en Popayán: una problemática más allá de las lluvias

Inundaciones en Popayán: una problemática más allá de las lluvias

Desde que el IDEAM anunció que la temporada de lluvias golpearía el Pacífico colombiano en esta temporada, las precipitaciones no han cesado, dejando a su paso cientos de afectados como los habitantes del sector conocido como “Las piscinas de Comfacauca” en Popayán.

Por: Daniela Collantes y Ariana Pismag

Recientemente ocurrió una situación de emergencia en Popayán, tal como lo menciona Francisco Idrobo, coordinador del Comité de Conocimiento de la Oficina Asesora de Gestión del Riesgo: “La lluvia que se presentó fue atípica, duplicando la cantidad de milímetros cúbicos que normalmente llueve en la ciudad”. Como consecuencia de este fenómeno invernal, fueron muchas las inundaciones que se presentaron, sin embargo, el sector conocido entre los payaneses como “Las piscinas de Comfacauca” fue uno de los más afectados. Esta zona que se despliega por la carrera 5ta de la ciudad está conformada por los barrios Guayacanes del Río, Conjunto Residencial Mora Verde, Quintas de José Miguel, San Fernando, Condominio Portobello, y las parcelaciones Los Ángeles, Anarcos y Los Lagos. 


Las imágenes y videos que compartieron los vecinos del sector en redes sociales se hicieron virales rápidamente. La magnitud de los daños que había dejado la lluvia con su paso era evidente: casas y negocios inundados, caída de escombros, material y barro, pérdidas materiales y de infraestructura, y mucha agua que corría por la vía que separa la zona urbana y la zona rural del municipio. Los comentarios y publicaciones más recurrentes hablaban específicamente de dos principales afectados: el restaurante Totoy’s y una tienda de barrio ubicada justo en la entrada del conjunto Guayacanes del Río.

La fuerza de la naturaleza

La barrera de costales con piedra no es suficiente para detener la corriente que se dirige con fuerza a sus puertas cada vez que llueve.

Algunos de los habitantes que han vivido cerca de 20 años en la zona y los barrios aledaños mencionan que sus hogares y las carreteras siempre terminan afectadas en temporada de lluvias, sin embargo, nunca se habían presentado daños de tal magnitud como aquel día de octubre. 

 

La administradora de la sede norte del restaurante Totoy’s, quien lleva 25 años viviendo en el barrio, fue sorprendida en la tarde del 31 de octubre mientras atendía la clientela de su negocio como de costumbre. Todo marchaba bien hasta que una lluvia que parecía breve se prolongó hasta alcanzar los límites de la carrera 5ta. Las fuertes aguas torrenciales bajaron por la carretera empinada que conecta algunas parcelaciones con la vía que se encuentra justo al frente del restaurante, y se dirigieron a las casas y negocios atravesando sus fachadas, rejas, muros y muebles. El establecimiento Totoy’s sufrió pérdidas significativas: freidoras, neveras, congeladores y mesas, quedaron acabados por la inundación. Junto a este negocio, también sufrió daños la tienda principal del conjunto Guayacanes del Río, donde la fachada quedó destruida y así mismo la mercancía, la nevera, los muebles y demás artículos del hogar.

 

Los usuarios de redes sociales que se identifican como habitantes de dicho sector y también afectados por las inundaciones, compartieron sus opiniones sobre el incidente y mencionaron en numerosas ocasiones a Conexpe, una empresa de producción y comercialización de materiales pétreos que se dedica a explotar su material en la cantera Los Pinos y tiene su oficina principal en Guayacanes del Río. Entre los comentarios se hablaba del tránsito de numerosas volquetas pertenecientes a esta empresa por la carrera 5ta, atribuyéndole así el daño de la vía y por consiguiente, las inundaciones presentadas en el sector. “Al día pasan unas ciento cincuenta volquetas desde las tres de la mañana por el auge que tiene la construcción y la demanda de material que están sacando de la mina”, comentó Simón Bedoya, quien vive desde hace veinte años en el conjunto residencial Guayacanes del Río.

Ruta obligatoria

Conexpe declara que como empresa se hace responsable del estado de la vía, pues la necesitan en buenas condiciones para el transporte de material extraído.

Los vecinos del sector manifiestan que las ayudas ofrecidas por parte de la Alcaldía han sido provisionales. Tras reuniones con la empresa Conexpe, los trabajadores llegaron al acuerdo de mantener las vías con su propio material de construcción, en un intento por desviar el agua a través de un canal improvisado a lo largo de la vía y de esta manera evitar que las casas y los establecimientos comerciales terminen inundados con las lluvias frecuentes: “La gente dice que son las volquetas las que dañan la carretera, pero no lo ven desde el punto de vista que es el agua la que arrastra toda la vía porque todo este sector no cuenta con alcantarillado público”, mencionó uno de los trabajadores de la oficina principal de Conexpe. 

 

El coordinador de la Oficina Asesora de Gestión del Riesgo expresa que hasta el momento se han realizado doce intervenciones con las comunidades de los barrios Guayacanes, San Miguel del Río, Quintas de José Miguel, la vereda Gonzales y las parcelaciones Los Ángeles, Los Lagos y Anarcos. Idrobo menciona que “se está trabajando con Infraestructura, Gestión del Riesgo, Planeación y la empresa Conexpe para adelantar procesos de construcción del manejo integral de aguas lluvias, que terminará con canales subterráneos, que conectan el agua de la parte alta, la canalizan y la conducen por una tubería de 38-42 pulgadas por los descoles originales de la zona hasta descargarlo en el Río Cauca, que es el drenaje original”. 

 

La causa principal de las inundaciones en el sector se debe a las construcciones que se han realizado y se siguen realizando sin autorización por parte de los entes gubernamentales desde hace más de una década, ya que los lotes del casco rural no cuentan con la conexión al sistema de alcantarillado del municipio y sus nuevos habitantes recurrieron a los pozos sépticos para poder tratar las aguas residuales domésticas. Según el miembro de Conexpe “al no haber alcantarillado, todo el día corren las aguas grises, aguas de baños, de lavaderos, etc. Todo sale a la vía, hasta las aguas negras y los malos olores”. A esto se suma la obstrucción en el alcantarillado del casco urbano, causado por el material arrojado que correspondía a las construcciones irregulares mencionadas.

Soluciones temporales

La empresa Conexpe elevó el nivel de la carretera con material de construcción, formando una leve curva que desvía el agua torrencial hacia lo largo de la vía.

Según Francisco Idrobo, para solucionar de raíz el problema es necesario conectar los pozos sépticos de la zona alta de Comfacauca con alcantarillado municipal, sin embargo, esto requiere un manejo especial que podría tardar de dos a cinco años. Actualmente el mantenimiento de la vía está en manos de Conexpe quienes con ayuda de su propio personal, maquinaria y roca fina extraída de la mina restauran la carretera y la rampa que conecta la cantera Los Pinos con la carrera 5ta. 

 

Mientras se realizan las gestiones correspondientes para mitigar los perjuicios de la época invernal, las familias del sector se encargan de adecuar sus hogares diariamente para contrarrestar la fuerza de las aguas que siempre encuentran una vía de escape, ya sea por la carretera, por los muros e incluso por las ventanas, colándose dentro de las casas y sumando pérdidas materiales para sus habitantes. Por lo pronto una barricada improvisada, elaborada de costales y piedra triturada se extiende desde la portería de Guayacanes del Río hasta las viviendas que se encuentran al costado izquierdo del conjunto. Esta trinchera pretende controlar las precipitaciones que, aunque son permanentes en Popayán, durante los últimos meses se han incrementado y así seguirán, según el IDEAM.

  1. Inundaciones en Popayán Daniela Collantes y Ariana Pismag
  • Luchando contra la corrienteLa barricada hecha de costales y piedra triturada ayuda a que el agua que baja de las parcelaciones y la cantera Los Pinos no choque directamente con las viviendas ubicadas en el conjunto Guayacanes del Río y sus inmediaciones. El principal objetivo de este canal artificial es desviar el agua y evitar que se presenten inundaciones y daños materiales como los sucedidos recientemente.
  • Jornadas sin descansoPor la vía de la carrera 5ta pasan alrededor de 100 volquetas diarias de la empresa Conexpe que se dirigen a los trabajos de extracción de material en la mina que se encuentra más allá de las parcelaciones. Los habitantes del sector comentan que estos vehículos comienzan su jornada en horas de la madrugada. La carga pesada y frecuente de las volquetas deteriora el estado de la vía.
  • Un doble trabajoLos trabajadores de la empresa Conexpe se han encargado del mantenimiento de la carrera 5ta con ayuda del material que ellos mismos obtienen de la mina y la maquinaria que usan para su trabajo con materiales pétreos. Debido a las constantes lluvias y la necesidad de mantener la carretera en buen estado para poder ejecutar la extracción y transporte del material de la mina, Conexpe divide sus días entre el arreglo de la vía en la mañana y el desarrollo de su jornada laboral en la tarde.
  • La fuerza de la naturalezaLa barricada improvisada no es la única prevención que han tomado las personas que viven y trabajan en este sector. Los hogares y los negocios aledaños al conjunto Guayacanes del Río han modificado sus fachadas con láminas, muros y ladrillos, pues la barrera de costales con piedra no es suficiente para detener la corriente que se dirige con fuerza a sus puertas cada vez que llueve.
  • Ruta obligatoriaPor su parte Conexpe declara que como empresa se hace responsable del estado de la vía, pues la necesitan en buenas condiciones para el transporte de material extraído, sin embargo la Alcaldía, principal responsable de conservar las vías en óptimas condiciones, no aporta para el mantenimiento básico.
  • javascript sliderEl evidente mal estado de la carrera 5ta que conduce a las piscinas de Comfacauca, uno de los centro recreativos y deportivos más visitados en la ciudad, ha hecho que decenas de payaneses eviten transitar por esta vía para no exponer sus vehículos a la suciedad del agua estancada en los grandes baches y a posibles daños en el funcionamiento de los automóviles y motocicletas.
  • Las soluciones temporalesLa fuerza del agua que baja por la pendiente ya no azota directamente a los hogares y negocios del casco urbano de la carrera 5ta, ya que la empresa Conexpe elevó el nivel de la carretera con material de construcción, formando una leve curva que desvía el agua torrencial hacia lo largo de la vía.
Luchando contra la corriente1 Jornadas sin descanso2 Un doble trabajo3 La fuerza de la naturaleza4 Ruta obligatoria5 Efectos colaterales6 Las soluciones temporales7
javascript image slider by WOWSlider.com v9.0

Textos, fotografías y voces de Daniela Collantes y Ariana Pismag.

Reacción

Loading spinner
Array

Contenido Relacionado

Reacción

Loading spinner