12 de mayo de 2019

#MamáMillenial

Una mamá #millenial

Ser madre cambia la vida, pero serlo hoy no es lo mismo que hace algunos años. Aquí, un testimonio de cómo se aborda la maternidad en un mundo donde las redes sociales y las nuevas tecnologías gobiernan la cotidianidad y donde las fronteras entre lo público y lo privado se disuelven de manera implacable .

Por: Melisa F. Mera Fernández

mama millenial 1.jpg

La generación Y o los llamados millennials, somos aquellos nacidos entre los finales de 1980 y principios de 1990. Nacimos en una era donde los desarrollos tecnológicos cumplen un papel importante en nuestro diario vivir, una época donde los intereses de las mujeres son completamente diferentes a los de nuestras abuelas, incluso distintos a los de nuestras madres. Para muchas, el ser mamá ya no es una prioridad, incluso dejó de ser una opción: hay quienes prefieren tener un hijo perruno o ir de viaje por el mundo, pero para quienes decidimos serlo, ser mamá es una experiencia 2.0.

Ahora estamos online 15 de las 24 horas del día, si no es que es más. Cuando te enteraste que ibas a ser mamá tus post en las redes sociales, al igual que tu cuerpo, comenzaron a cambiar. Dejaste de usar hastag como #Party #Friyay #drinks #lastnight por otros como #baby #pregnant #mom #babyshower #porteo, y sí, todos en inglés porque esta generación se cree bilingüe. Tus post dejaron de ser selfies o memes súper #trendy para ser fotos de tu pancita o ultrasonidos, mostrando orgullosa esta nueva etapa de tu vida #InLove. Incluso, el descubrir el sexo del bebé se ha convertido en todo un evento, el cual, obviamente, lo compartiste con tus seguidores de Instagram y tus amigos de Facebook ¡#itsagirl! 👶🏼

Desde la primera contracción o síntoma de que se aproximaba el nacimiento de tu bebé, las alarmas en las redes sociales se encendieron, ya sea porque posteaste algo o porque alguien cercano a ti lo hizo. Antes, en el afán por llegar al hospital, los únicos en enterarse eran aquellos más cercanos: esposo, mamá, papá y suegros. De ahí para allá se iba regando la bola con el voz a voz, salían con lo primero que tenían puesto y la maleta del bebé con su ajuar amarillo pollito. Ahora, la mamá se peina, se maquilla, si alcanza se toma una foto para compartir acompañada de un caption tipo: "Auxilio me desmayo, se acerca la hora del parto".

Después de salir de la sala de partos, aliviada por no sentir más contracciones o adolorida por los puntos de la cesárea, lo que más quieres es cargar a tu bebé, pero también tomar una fotito juntos para que todo el mundo vea al nuevo miembro de la familia, no sin antes ponerte aretes, un poquito de corrector de ojeras y rubor. Ya no hace falta esperar que pase la dieta para que tus amigos y familiares conozcan al pequeño: desde su primer suspiro en la tierra ya hace parte de la era digital. Algunos hasta con cuenta propia en Instagram mucho antes de nacer.

mama millenial 2.jpg

Tu feed en Instagram cambia completamente, la memoria de tu celular está a tope de fotos y videos tiernos del bebé y es que estando en casa toda tu rutina cambia, dejas de ver tus series favoritas en Netflix para poner babyTv, Disney Junior o videos en YouTube de canciones mundialmente conocidas en versión #baby.

Nuestro fiel amigo Google nos acompaña en esta nueva experiencia: si tenemos dudas acudimos a él en busca de ayuda, leemos diversas opiniones de diferentes pediatras que pueden estar al otro lado del mundo, participamos en foros de discusión contando nuestra vida de mamá primeriza, seguimos varios canales en YouTube y cuentas en Instagram sobre la maternidad y lactancia aprendiendo nuevas tendencias de crianza.

Antes, mamá se quedaba siempre en casa para cuidar al bebé mientras papá trabajaba, ahora mamá puede trabajar y estudiar desde casa. Ser madre en esta época no es un impedimento para cumplir tus sueños. Si, la vida te cambia, ya no vas a ser la misma mujer, serás alguien mejor, tendrás compañía por el resto de tu vida, alguien a quien dedicarle tus triunfos y un motivo más para alcanzar metas. Yo, por ejemplo, mientras escribo este artículo, amamanto a mi bebé. #Goals

Esta experiencia 2.0 de ser mamá, seguramente es muy diferente a la que tuvieron nuestras madres. De algo estoy muy segura: ambas tuvimos el mismo sentimiento cuando encima de nosotras colocaron un cuerpito chiquito, una manito tomó nuestra cara y unos ojitos llenos de vida nos vieron por primera vez. Para ese momento no necesitamos una cámara pro ni el mejor celular, no lo podemos compartir en redes sociales, porque no se encuentran palabras en el diccionario para describir la avalancha de emociones que sentimos al convertirnos en mamá.