Transformaciones corporales

Cada quien en esta vida puede hacer con su cuerpo lo que desee, lo importante es que cada quien se sienta cómodo y al mirarse al espejo se acepte a  sí mismo.

Columna de opinión de Lina Laverde 
12 de julio de 2015

Innumerables cutrasnformaciones2erpos se encuentran transformados actualmente, es muy común para mí encontrarme con tatuajes de todo tipo, piercings, expansiones y cantidad de cambios corporales que la gente decide hacerse de forma estética para cambiar y tener derecho a la diferencia.

Es aceptable cualquier tipo de cambio que la gente quiera hacerse, después de todo es su propio cuerpo, son sus decisiones y así mismo, serán  sus consecuencias. En otro sentido, es admirable la capacidad de transformar cualquier parte del cuerpo, pintar en la piel o perforar en ella, se puede decir, es darle otra dirección  a la forma de verse y sentirse, al transformar la corporalidad natural del ser humano se impone una estética propia y se comparte con quien la aprecie.

Para muchas personas, es chocante ver a otros con un cambio notorio, es decir, observar que las personas tienen cambios trascendentales por su propia cuenta para su propia aceptación.

Al entender que un tatuaje es una “marca” permanente,  asumo a la persona que la realiza en su cuerpo como alguien valiente, con una decisión fuerte y autonomía.

Ahora, han surgido modas juveniles de tatuarse la piel solo para entrar en la categoría de “diferente”, pero es más común encontrar a las personas que se tatúan o  deciden llevar un piercing por motivos espirituales o porque quieren plasmar en estos cambios, experiencias y recuerdos que atesoran, incluso hasta rendir tributo a algo o alguien, cómo es tatuarse el retrato de alguien o hasta el nombre de quien se quiere.

Hay dos partes importantes que se debo resaltar,  el artista quien está atrás del tatuaje, piercing o cualquier  otra transformación corporal, es después de todo quien tiene la responsabilidad y el peso de hacer que su cliente quede satisfecho con lo que le ha hecho en el cuerpo, la otra parte es el sujeto quien toma la decisión de hacerse la transformación, quien al final de todo será quien lleve y muestre al mundo su cambio.

Dejemos tanta cosa de poner en la gente estigmas, de clasificar como “normal” o “anormal”, de decidir quién merece estar en nuestra sociedad y quien no, todos a final de 

trasnformaciones

cuentas somos iguales, exteriormente no nos vemos iguales, es más que claro, pero aun así eso no tenemos el derecho de categorizar, aislar y juzgar.

 No todos creemos en lo mismo, hay cantidad de religiones en el mundo y con eso se evidencia que no pensamos igual, aun así, al convivir es necesario que nos respetemos. 

Hablando desde un punto más nacional, Colombia es un país  multicultural, que abarca una cantidad de etnias, pensamientos y formas de ver el mundo, importantes a tener en cuenta. Por todo esto, tenemos que comenzar a aceptar los pensamientos de los otros, sobre todo nosotros lo colombianos que tenemos una historia marcada por la falta de tolerancia y por el rechazo a la diferencia.

¿Por qué entonces oponerse a esto?, No hay razón para hacerlo creo yo, mi decisión en no hacerme nada estético en mi cuerpo, sin embargo , creo que es una muestra de arte y de libertad imprescindible el hecho de que otras persona si quieran transformar su cuerpo.