Una ciudad blanca con oportunidades culturales

Columna de opinión de Jarol Silva 
9 de julio de 2015

Una ciudad blanca con oportunidades culturales

En los últimos años se ha visto un fortalecimiento en la organización de eventos culturales en Popayán gracias al apoyo gubernamental y de la ciudadanía. Sin embargo, se debe seguir trabajando en la promoción de las entidades, fundaciones y grupos artísticos y la concientización de los ciudadanos acerca de la importancia y el valor de este tipo de actividades.

Actualmente la ciudad de Popayán tiene la fortuna de contar de manera regular con actividades de carácter cultural como proyecciones de cortos cinematográficos, lectura y declamación de poesía, obras de teatro, presentaciones de grupos de danzas, grupos musicales, exposición de pinturas y muchas otras ofertas que no solamente permiten al público ser testigo de estas, sino también participar como gestores, pues en la ciudad existen instituciones gubernamentales y múltiples ONGS como fundaciones, organizaciones culturales, grupos de teatro, danza y música que brindan la posibilidad de alimentar el alma y de ocupar de manera positiva el tiempo libre a través del aprendizaje de todas estas expresiones artísticas.

El gobierno municipal de turno reestructuró y puso de nuevo al servicio de la comunidad espacios como el Teatro Bolívar y el Rincón Payanés, los cuales representan una ventana que hace posible la socialización y disfrute del producto del esfuerzo que los artistas realizan. Sin embargo, estos espacios no son los suficientemente adecuados pues son reducidos, su acústica es poco favorable y la comodidad para los espectadores y artistas tiene mucho por mejorar. Estos problemas no se presentan en escenarios como el Teatro Guillermo León Valencia, pero el alquiler o préstamo de un lugar como este muchas veces sobrepasa el presupuesto de los actores culturales cuyo objetivo no se centra en obtener beneficios económicos sino en la socialización de su obra.

A pesar de los inconvenientes en cuanto a las estructuras, los artistas han desarrollado alternativas para llevar a cabo sus presentaciones y para financiarlas, pues muchas veces aunque se cuenta con un presupuesto brindado por los entes gubernamentales para la realización de actividades con carácter cultural, es difícil acceder a él.

La participación de los asistentes a este tipo de actividades, aunque actualmente ha crecido, representa una falencia importante pues una gran mayoría de personas prefieren asistir a eventos que van encaminados a otros objetivos que no están relacionados con la construcción de identidad y cultura y que van más de la mano con el entretenimiento.

Es por esta razón que se debe pensar en la creación de públicos que consuman este tipo de eventos pero que además valoren todo el proceso que conlleva prepararlos y realizarlos. La meta debe ser generar un concientización de la importancia que tiene el empaparse de este tipo de actividades para producir a través de estos procesos un aprendizaje, una apropiación y una identidad que contrarreste los efectos de la influencia de costumbres que no son propias y que provocan muchas veces que olvidemos las nuestras.

Debemos tener claro que no se debe apuntar a  una comercialización del arte sino que este sea un proceso que construya cultura ciudadana y dignifique al ser humano aportando al desarrollo y fortalecimiento en diferentes aspectos de la ciudad blanca.

El logro de la concientización acerca de la importancia de la cultura dentro de una sociedad y el fomentar esta, supone un esfuerzo por parte de las instituciones gubernamentales y de la comunidad, apoyando y participando activamente de los eventos. Pero como eje fundamental, se debe buscar influenciar a la juventud desde la educación primaria a participar y a valorar las expresiones artísticas de la región.

  

Relacionados: 

'Gato por liebre' de Fuentes en el arte y la cultura de Popayán

Dificultades del teatro en Popayán