02 de diciembre de 2020

El Papa Francisco y el apoyo a las uniones civiles homosexuales

El documental “Francesco”, dirigido por Evgeny Afineevsky y estrenado en octubre en el Festival de Cine de Roma, cuenta el magisterio de Jorge Mario Bergoglio a través de una serie de entrevistas sobre los principales temas de su pontificado. Pero ha generado debate en todo el mundo por el apoyo del líder católico a la unión civil de parejas homosexuales. 

Redacción Co.marca Digital

 

papaa.jpg

 

El papa Francisco expresó su apoyo a la legalización de las uniones civiles de parejas del mismo sexo a través de una entrevista para un documental que se estrenó en el Festival de Cine de Roma. "La gente homosexual tiene derecho a estar en una familia. Son hijos de Dios y tienen derecho a una familia. Nadie debería ser expulsado o sentirse miserable por ello", dice el líder de la Iglesia católica en el filme titulado Francesco. "Lo que tenemos que crear es una ley de unión civil. De esa manera están cubiertos legalmente. Yo defendí eso", agrega.

Dichas declaraciones generaron toda una polémica en la sociedad. Para Marcela Sánchez, Directora Ejecutiva de Colombia Diversa en declaraciones con el Canal Caracol, afirma que lo dicho por el Papa es trascendental porque es un líder de opinión y un religioso muy escuchado, con mucha autoridad, no solamente en el mundo católico. “Es un mensaje que llega no solo a la feligresía católica donde se incluye además a las personas LGBT que son católicas, sino que reconforta a lesbianas, gays, bisexuales y personas trans católicas, pero sin duda sí es un respaldo al reconocimiento de las familias. Que este líder religioso diga que las parejas del mismo sexo forman familia es un reconocimiento importante cuando hay por otro lado algunos sectores religiosos mucho más fundamentalistas y retrógrados que ni siquiera los reconocen como personas, mucho menos van a reconocer la posibilidad de conformar familia”, afirma.

Para Sánchez, lo dicho por el Papa sí marca una diferencia porque es un líder religioso católico que se atreve a reconocer no solamente la dignidad de las personas LGBT, sino que, además, propone la necesidad que los estados reconozcan formalmente esas familias. “Este reconocimiento, llámese matrimonio o llámese unión, es algo que les corresponde a los estados no a las religiones, son los congresos, son las cortes de cada país quienes definen esa figura legal que debe proteger, según el Papa Francisco, a las parejas del mismo sexo y sus hijos, es algo del cual ya no podrían opinar las religiones”.

Humberto Ríos Aristizabal, sacerdote de la Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Popayán, manifiesta que la postura del Papa Francisco fue muy mal interpretada por algunos medios de comunicación y, según él, por ciertos enemigos de la iglesia. “El papa específicamente lo que habla no es que ellos tengan derechos a tener una familia, es decir, a lo de adoptar hijos, a lo de tener un matrimonio etc., es sencillamente que todo ser humano nace en el contexto de una familia y es en ese mismo contexto de familia donde uno se desarrolla”. Ríos señala que lo que el Papa está diciendo básicamente es que ninguna persona por su tendencia sexual podría ser excluida del círculo social y hace un llamado especial a las familias para que se llegue a un consenso, a una compresión, a un apoyo de padres de familia, de hermanos. “A mí me parece que eso es lo más lógico y es lo más normal”, comenta.

Recuerda Ríos que para la Iglesia Católica el Derecho Canónico es claro y ahí se concibe el matrimonio como una relación entre un hombre y una mujer. “Lo otro va en contra de la naturaleza del matrimonio, el matrimonio civil es una experiencia contractual, en cambio dentro de la iglesia no”, asegura. También afirma que dentro de la iglesia uno de los fines esenciales es la procreación cristiana de los hijos y que la única manera de procrear es teniendo relaciones y que, por ello, parejas del mismo sexo no pueden procrear. “Dice el texto del evangelio, el Génesis, el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a una mujer, no dice se unirá a otro, se unirá a una mujer y ya no serán dos, sino que serán una sola carne, creo que tenemos argumentos bíblicos para sustentar esa posición”.

 

papaa2.jpg

 

Para Teo Sarria, de la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia, IPUC, el punto de vista bíblico referente al matrimonio igualitario es lo que dice la Palabra: “En el principio varón y hembra los creó Dios y luego, refiriéndose al matrimonio, dice que los dos serán una sola carne, refiriéndose al hombre y la mujer”. Continúa diciendo Sarria que no se tiene ningún fundamento para creer en una unión entre dos hombres o una unión entre dos mujeres. “No nos enseña eso la palabra del Señor, eso sí, no discriminamos a las personas que practican aquello, rechazamos la práctica como tal, porque si Dios la rechaza, obviamente nosotros tenemos que rechazarla, pero a las personas que la practican les seguimos diciendo lo que está en la palabra de Dios, les seguimos diciendo que Cristo los ama y que ellos también necesitan salvación”.

Por su parte, Iván Darío Gutiérrez, sacerdote Anglicano Libre, activista en relación a las espiritualidades y las diversidades sexuales y coordinador de pastoral en Latinoamérica en la Iglesia Anglicana, dice que “considerar que la familia es simple y llanamente un ejercicio reproductivo es llegar a considerar que somos plenamente animales; debemos entender que el ejercicio de familia se construye a través del amor y es por eso que la Iglesia Católica se ha quedado en lo tradicional: para mí la iglesia es amor, pero no lo refleja directamente ese tipo de conceptos hablando de una familia tradicional”.

Gutiérrez considera que Dios es un Dios plural que cree y habla hacia cada una de las personas y que en cada uno de los espacios logra mostrar que se existe y se vive dentro de una sociedad que solo necesita generar procesos en pro de las personas vulnerables para llegar a una equidad social. Manifiesta que se debe entender que la figura del Papa es una figura diplomática: “En primer momento debemos entender que él va hablar según el contexto en el que esté. Si nosotros vamos a poner al Papa en Latinoamérica, el Papa en Latinoamérica no va a apoyar el matrimonio igualitario y muchísimo menos el tema LGBT pues es quien movilizó la detención de todos los derechos que se estaban garantizando en Argentina, él fue el promotor de no hablar del aborto y del matrimonio tradicional en Argentina. Pero cuando nosotros vamos a hablar de un Papa en Europa donde la mayoría de sus fieles en este momento en la Iglesia Romana están dentro de los sectores sociales LGBT, va a ser inclusivo. Él es diplomático y va a saber en qué momento y de qué forma va a hablar en cada uno de los contextos, entonces es por eso que vamos a encontrar posiciones variadas del mismo Papa en razón de los derechos de las personas LGBT”.

Fabio Meneses, perteneciente a la iglesia Colombiana Metodista de Bogotá y creador de Diario de un Cristiano Gay, opina que el Papa dio a entender que desde lo civil no se debería impedir que dos personas del mismo sexo se unan, es decir, que deberían tener garantizados los derechos las parejas del mismo sexo desde lo civil. Asegura también que en ningún momento el líder religioso católico sugirió que la iglesia tratara a las personas del mismo sexo como familia o las acogiera como familia o incluso que exista la posibilidad de que las case y las incluya como algunas iglesias protestantes han incluido a las parejas del mismo sexo y las personas LGBT.

 papaa4.jpg

 

“Lo que pasa es que los ultraconservadores de la iglesia que no gustan de Francisco salieron a tergiversar sus palabras y a decir que él estaba apoyando el matrimonio gay, él estaba apoyando las uniones civiles, de alguna manera estaba dando a entender o así lo interpreté yo, que haya una separación entre iglesia y Estado y que lo que decía un estado democrático se respete”, dice Meneses. En ese sentido, reitera que Francisco no está apoyando a las parejas del mismo sexo “y no puede apoyar a las personas del mismo sexo en la iglesia y a las personas LGBT porque el Magisterio de la Iglesia Católica aún considera la homosexualidad como un pecado y que aquellos que son homosexuales deben vivir en celibato y no seguir sus impulsos”. 

Por su parte, Juan Carlos Ávila, asesor espiritual católico, afirma que el Papa Francisco siempre va a determinar dentro de la Doctrina de la Iglesia, que es lo que comúnmente se conoce como catecismo de la Iglesia Católica, donde están las leyes de Dios, las leyes que se han impuesto durante mucho tiempo y por eso, según él, el Papa Francisco va a decir que el matrimonio siempre va a ser entre un hombre y una mujer. 

Según Ávila, “eso nadie lo va a tumbar” porque están dentro del Magisterio de la Iglesia que es el refuerzo de todas esas leyes, el Código Derecho Canónico que es todo lo que es Gobierno, las obligaciones y el deber de la Iglesia Católica y, afirma que la Doctrina de la Iglesia, Magisterio de la Iglesia, Código de Derecho Canónico, no se tocan. “

Pueden pasar miles de Papas que eso no se va a cambiar”, asevera el asesor católico y reitera que  lo que el Papa tocó fue la Doctrina Social, que es la que dice que los cristianos católicos deben fomentar dentro del ser humano una dignidad, un bien común y una solidaridad que evite que todo ser humano tenga discriminación y tenga una correcta convivencia civil, “eso va muy paralelo y muy junto a lo que quiso decir el Papa: respeto las leyes estatales donde prevalezca el respeto a todo ser humano, respaldar y decir listo, apoyamos las leyes civiles que no vayan a discriminar a todo ser humano, entonces dentro de la iglesia católica las personas que están bajo leyes civiles son personas que siempre les va a prevalecer la dignidad, el bien común y la solidaridad”.

Finalmente, la Directora Ejecutiva de Colombia Diversa dice que es importante aclarar que Colombia es uno de los 30 países en el mundo que reconoce el matrimonio civil para las parejas del mismo sexo y aclara que es importante hacer una distinción de que no se está hablando del matrimonio católico y que la iglesia católica está en todo su derecho si no quiere casar parejas del mismo sexo y afirma que en realidad todo matrimonio católico tiene efectos civiles porque todo matrimonio católico se tiene que registrar ante una notaría.

“El matrimonio católico es civil en el fondo y ese matrimonio civil, que no pasa por una confesión religiosa, está permitido en Colombia desde el año 2016, con todos los derechos que tiene el matrimonio, se puede hacer en una notaría o ante un juzgado, entonces no tendría una incidencia para la aprobación porque ya fue aprobado por la Corte Constitucional”, concluye.