26 de mayo de 2017

Deporte

La reina de los 50 metros bialetas juvenil

Una vez más el Cauca está en lo más alto del pódium de la natación con aletas. Esta disciplina es el estilo de vida que Sofía Arcila decidió adoptar, con los sacrificios y responsabilidades que conlleva. 

Por: Maria Camila Dussán 

reina50metros

La caucana Sofía Arcila logró colgarse la presea dorada una vez más en la prueba de 50 metros bialetas el pasado fin de semana en el Campeonato Nacional Interligas de Piscina y Aguas Abiertas que se realizó en la ciudad de Medellín, dejando en segundo y tercer lugar a las representantes de Bogotá, liga que se destaca como potencia en esta modalidad de las actividades subacuáticas.

Con tan sólo quince años, Arcila se ha dedicado los últimos cuatro a prepararse deportivamente y ahora figura como una gran promesa de la natación con aletas en el Departamento del Cauca. Como ella misma lo menciona, ser deportista de alto rendimiento es un estilo de vida difícil de asumir, no sólo debe cumplir con su programación de entrenamientos, sino que debe mantener el rendimiento en el colegio y además cumplir con sus compromisos familiares.

Diariamente entrena dos horas y media natación con aletas, pero además de su programación en piscina debe cumplir paralelamente el plan de acondicionamiento físico. Los lunes y miércoles, además del entreno en agua, realiza 30 minutos de pesas en el gimnasio, los martes y jueves corre 40 minutos a las cuatro de la mañana y los domingos hace 40 minutos de crossfit. Sofía cuenta que la preparación aeróbica, física, el gimnasio y la programación neurolingüística son fundamentales para su proceso de preparación deportiva.

Con los constantes viajes que realiza Sofía para asistir a las diferentes competencias, ha tenido que asumir la disciplina como una constante en su vida, pues no puede olvidarse que además de ser deportista es una estudiante que debe cumplir con sus deberes escolares, por lo que los programa con anterioridad. Esta adolescente ha tenido que dejar de lado las fiestas, el trasnocho y en muchas ocasiones las salidas con amigos; ella tiene claro que si quiere ser la mejor en su disciplina hay sacrificios que debe asumir.

Su preparación para competencias consiste en mantener una buena alimentación, un buen dormir, tranquilidad y la mirada puesta en los objetivos. Justo antes de que suene la señal del juez para iniciar la prueba, Sofía piensa en Dios y en que debe dar siempre lo mejor de ella, confiando en la preparación deportiva que ha tenido.

Para Arcila lo más difícil de ser una nadadora de alto rendimiento es la falta de apoyo económico por parte de las instituciones a las que representa en su departamento y aun así tener que mantener el alto nivel en las competencias. Sin embargo, a pesar de las dificultades Sofía dice que cuando nada se siente libre y es completamente feliz. “La natación me permite conocer muchos lugares, conocer diferentes personas y entender que estoy hecha para grandes cosas”, concluye.