28 de julio de 2018

Noticia

La Errática: fusión y resistencia

El pasado jueves 27 de julio se llevó a cabo el lanzamiento de La Errática, una propuesta musical que nace de los sonidos urbanos junto a los sonidos indígenas netamente caucanos, con el fin de explorar otras sonoridades en la música tradicional de chirimía.

Por: Angélica Aley

Fotografías: Rafael Franco

La Errática fusión y resistencia 1.jpg

Tras meses de trabajo nace la Errática, una propuesta musical de Pablo Tobar y Ariel Ortega, un par de jóvenes que han hecho una búsqueda de sonidos y unas nuevas formas de hacer chirimía, donde a través de tambores, flautas, carrascas o mates, se consolida otro rostro de la resistencia.

“Me convertí en un chirimenero joven que nació con esa música, que después se junta con otra como el rock y el jazz, que además llegó en el momento que entro a estudiar música a la universidad; en esa configuración de músicas que hay a mi alrededor, se centra la chirimía y ahí es como nace la Errática, una fusión de sonoridad extraña”, afirma Pablo Tobar.

Este chiriminero es uno de los organizadores del festival de Jazz y músicas caucanas, y quien llevará esta nueva propuesta musical de la Errática a otras ciudades como Cali, Pasto, Manizales y Bogotá.  Además del acompañamiento de Ariel Ortega esta propuesta está apoyada por Juan José Delgado, músico y vocalista de la agrupación La Jacaranda, y Cristian Velazco en los visuales, quien es diseñador gráfico de la Universidad del Cauca.

La Errática fusión y resistencia 2.jpg

El jazz, el tecno y la música electrónica se han convertido en el punto de partida de estos músicos, que a la música tradicional suman esos nuevos géneros que para ellos significa una forma de libertad, ya que contienen ese carácter improvisatorio en el cual gira su propuesta.

“Lanzamos nuestra propuesta en esta ciudad porque es acá donde nace; además de los escenarios nacionales, pretendemos salir del país como lo hicieron Edson Velandia y el Tigre Pardo. La idea es empezar a bajar hasta Argentina, tomando la música de todo lado y así ir rumbo al sur como lo hicieron ellos en su momento y ver qué se encuentra; de esta manera podemos compartir nuestra música como un elemento importante de la chirimía”, concluye Pablo Tobar.