15 de Diciembre 2017

Artesanías del Puente del Humilladero

“En Navidad la gente piensa en otras cosas”

A propósito de las festividades navideñas, los artesanos del Puente del Humilladero de Popayán hablan acerca de su relación comercial con estas fechas. Unas son de cal y otras de arena, como dice la canción, y eso puede concluirse de los testimonios de quienes trabajan en este lugar.

Por: Andrés Felipe Calle y Daniela Bravo

 IMG_3684.JPG

Antes de que el “parche” de los artesanos pudiera realizarse de manera tranquila en el Puente del Humilladero, tuvo que pasar por varios inconvenientes y desalojos por parte de la Policía alegando por el espacio público. Gonzalo Cerón, quien lleva aproximadamente quince años trabajando en Popayán, comenta que “fueron muchas las veces que nos tocó salir del Parque Caldas cuando en ese entonces era el lugar frecuente de exposición de quienes trabajaban con las artesanías. Luego de varios acuerdos y estrategias de solución se planteó una reubicación de nosotros en el Puente del Humilladero que, además, serviría como punto turístico estratégico”.

Aunque quienes trabajan en el puente llevan allí entre uno y diez años, la mayoría coincide con que Navidad no es una buena fecha para comercializar sus productos debido a las prioridades que asumen las personas para la temporada. Como menciona Nicolás Erazo, trabajador del lugar: “Navidad es a veces un poco complicado, porque la gente prefiere comprar otras cosas como el estreno del niño, los regalos, juguetes y esas cosas. Aunque a veces la visita de otras personas influya en las ventas, por lo general la gente piensa más en estrenar y otras cosas. Acá lo mejor siempre es Semana Santa, la que más nos favorece.”

IMG_3662.JPG

Ana María, quien trabaja en el puente hace siete años y tiene otros cuantos de experiencia en el rebusque para el sustento de su hogar, prefiere irse a la Esmeralda en la temporada navideña. Antes de llegar al Humilladero arrendaba un antejardín en la Esmeralda del que la desalojaron cuando recogieron y prohibieron ese tipo de actividades a la gente que trabajaba con mercados en la carrera 18. “Me dejaron prácticamente en la calle”, menciona. Las obleas, rosquillas con dulce y platos navideños que alguna vez intentó vender en su puesto del Humilladero sufrían un deterioro de calidad debido al poco o nulo flujo de los productos. “Yo trabajo la comida y las artesanías, tengo la experiencia de que aquí a las rosquillas me le ha salido lana, al dulce me le ha salido moho y el sol me perjudica. La diferencia de uno vender un paquete de obleas a no vender ni una es fatal, entonces uno sabe que no se mueve el trabajo”, comenta.

Por su parte, los artesanos Carlos Alberto y Diego Hernando consideran que Navidad es una fecha en la que siempre hay más flujo de gente, más flujo de turismo y por ende de dinero, entonces se preparan para la fecha fabricando buenos trabajos. “Navidad es Navidad en cualquier lado, Navidad mueve mucha gente, el comercio, está la gente de vacaciones, es mágico”, comenta Hernando.  

La Navidad es una oportunidad para obtener más ingresos que el resto del año, sin embargo, cada artesano lidia de diferentes maneras con sus ventas durante la temporada.

IMG_3668.jpg