Nota informativa 

Fútbol sin violencia en el sur

Líderes de una barra de Atlético Nacional, buscan por medio de actividades de tipo social y cultural, combatir la violencia y la rivalidad entre los hinchas del club y de los diferentes equipos. En este caso con un torneo de fútbol sala denominado Los del Sur Popayán 15 años.

Por: Lina Palta

Torneo Futlsala 1

Con seis partidos realizados el día domingo 16 de julio en la cancha del barrio Retiro Alto de Popayán, se dio el inicio al torneo de fútbol sala organizado por Los del Sur Popayán cuyo objetivo es combatir la violencia en este deporte. El cuadro lo conforman 12 equipos en su totalidad, divididos en 3 grupos. Se jugará en su primera fase un todos contra todos. Los dos primeros y los dos mejores terceros de cada grupo pasan a la segunda ronda, para que las llaves queden de cuatro contra cuatro y así tener semi final y final. El torneo dura aproximadamente mes y medio.

El proyecto se gesta con la intención de que los jóvenes tengan la posibilidad de ver más allá de la mentalidad de violencia que hoy por hoy acecha a las tribunas, carreteras y hasta barrios en los que las denominadas fronteras invisibles han cobrado por intolerancia la vida de varias personas.

“La violencia se evita manteniéndolos ocupados en las actividades sociales y de esparcimiento que se realizan en la barra como Torneo futsala 2este campeonato. Que no estén por ahí volteando en las calles buscando problemas, lo hacemos concientizándolos en que estamos enfocados en nuestros proyectos, y no mirando a los demás, es decir, las otras barras de los demás equipos”, expresa Jeison Xavier Rojas uno de los organizadores del torneo, mientras con planilla en mano anota los goles del partido en curso. Él es uno de los pioneros en la educación a los jóvenes barristas, proponiéndoles otras actividades que los alejen de la delincuencia y violencia.

Muchos jóvenes buscan refugiarse en estos grupos sociales, porque los ven como una salida a sus problemas en casa o porque simplemente encuentran diferentes personas con sus mismas afinidades. Pero muchas veces, la falta de cultura o educación los lleva a desorientarse y desinhibir sus pasiones en la cancha y en la calle con diferentes expresiones violentas que manchan al fútbol, creando a su alrededor un ambiente de caos en el que ya no es posible asistir a la cancha del rival o caminar con tranquilidad por las calles con una camiseta de cualquier equipo.

Es por esto que quienes lideran las denominadas “barras bravas” se están encargando de cambiar la perspectiva del espectador que los estigmatiza, desde la educación del barrista que sigue a su equipo en cada cancha. Además de este torneo, se enseña a los jóvenes a manejar la instrumental de la barra, dándoles la oportunidad de aprender a tocar un instrumento. También se realiza a fin de año la “Navidad Verdolaga”, un evento masivo en el que se recogen diferentes regalos entre todos los integrantes de la barra, para llevarlos a una zona escasos recursos de la ciudad y de esa forma, hacer felices a los niños del lugar.

Torneo futsala 3Jeison Rojas dice que “el torneo en su inicio tuvo buena acogida, a pesar de que al principio tuviéramos algunos inconvenientes en cuanto a horarios y organización, pero viendo la primera fecha nos podemos dar cuenta que la respuesta ha sido buena por parte de los equipos participantes y por la barra en general que ha venido a acompañar esta actividad”.

Los equipos se formaron por comunas o grupos de amigos, quienes tienen mayor afinidad con otros o ya se conocen de años. Respecto de la primera fecha del torneo, Juan Camilo López afirma que “el inicio de esta actividad fue un éxito completo, porque hubo una asistencia de toda la hinchada, se disfrutó y se jugaron buenos partidos. Me parece una buena actividad para la integración de todos los miembros de la barra, esperamos que los muchachos continúen con las mismas ganas de jugar, porque sabemos que el fútbol para muchos de nosotros es un estilo de vida.”

Cabe resaltar que el comportamiento de las personas que acudieron al lugar fue bueno, todos llegaron en compañía de sus familias y cada uno de ellos vestía una camiseta verde y blanca. Las risas y las bromas también se hicieron presente durante los encuentros y como ambientación sonaron las cumbias villeras (argentinas) que son himno de todo barrista, evidenciando que aquel domingo era de carnaval y fiesta popular.