02 de octubre de 2017

Danza, música y sana diversión

Un solo latir

A través de actividades de cultura y bienestar, la Universidad del Cauca y los programas de regionalización le apuestan al compromiso de los estudiantes con su formación integral y con la institución. Una forma de ser universitario más allá de las actividades académicas.

Por: Melisa Mera y Carolina Moreno

fotofull.jpg

Desde que se creó la extensión de la Universidad del Cauca con los programas de regionalización como parte del proceso de descentralización en el que se encuentra comprometida la Universidad del Cauca, mucho se ha hablado de la presencia que en este aspecto tiene la institución en las distintas sedes. El actual rector José Luis Diago defiende que lo que se busca al incentivar propuestas que nacen de la comunidad universitaria es que “todos los estudiantes se sientan parte de ella y se continúe con la lucha por una universidad pública donde todos cuenten con las mismas condiciones”.

Por tal motivo, el pasado 29 de septiembre en la sede norte de la Universidad del Cauca, ubicada en Santander de Quilichao, se llevó a cabo la primera versión de Unicauca: un solo latir, una iniciativa que según Mohamed Ched, organizador del evento e integrante del comité de representantes estudiantiles, busca integrar a través de muestras artísticas y culturales todas las cosmovisiones que confluyen en el alma mater: afros, indígenas y rom.

2.jpg

Este país necesita ciudadanos sensibles que se reconozcan como parte de una sociedad multiétnica y pluricultural, pues en esa medida se hace posible ser más solidarios y tolerantes. Esta iniciativa es una apuesta de formación humana que se busca implementar en toda la universidad. Para Eliana Acosta, estudiante de Derecho y danzante del grupo de la Universidad, “en el campus cada vez más se nota la indiferencia hacia el otro y se está perdiendo ese carácter humano que nos caracteriza, así que la creación de estos espacios de esparcimiento permiten que los estudiantes aprendamos a convivir los unos con los otros y a ser cordiales con nuestros semejantes”.

Con danza, presentaciones de grupos musicales, actividades deportivas e incluso moda, se llevó a cabo esta celebración de la que pudo participar toda la comunidad universitaria.

Deibar René Hurtado, Vicerrector de Cultura y Bienestar, manifiesta que “la realización de este tipo iniciativas nos pone en otro contexto de lo que es ser universitario más allá del carácter académico, pues te sensibilizan frente a las manifestaciones artísticas del otro y la diversidad cultural que se encuentra dentro de la Universidad”

 

En el marco de este evento, se contó con la participación del Grupo Representativo de la Vicerrectoría de Cultura y Bienestar que puso a disfrutar a todos los asistentes. Germán Tafur, estudiante de Licenciatura en Español y Literatura, recalca que la realización de estos espacios que permiten la interacción con los demás estudiantes es fundamental para la formación académica, pues permite apreciar la riqueza cultural que ofrece estudiar en una Universidad que alberga estudiantes de todo el país.

Dentro de las actividades también se llevó a cabo la posesión del cabildo universitario indígena, un ritual que contó con la presencia de los mayores indígenas y donde se eligió a Estiven Daniel Guair como Gobernador.