31 de marzo de 2021

Tarifa diferencial, beneficio para estudiantes de Unicauca

A través de una alianza entre la Universidad del Cauca y la empresa Transpubenza, estudiantes que se encuentran en prácticas o laboratorios han contado con un auxilio de transporte desde diciembre hasta marzo con el objetivo fue generar un apoyo a la movilidad para el desarrollo de sus actividades académicas. Se valoran las opciones de generar nuevos convenios similares.

Redacción Co.marca

Fotografía tomada de la red

maxresdefault.jpg

 

La iniciativa de tarifa diferencial nació en una mesa de negociación en el año 2018, promovida por el movimiento estudiantil y apoyada por la Dirección Universitaria a través de la Rectoría y la Vicerrectoría de Cultura y Bienestar de la Universidad del Cauca. Por medio de esta alianza, actualmente se están beneficiando a 1.200 estudiantes que se encuentran desarrollando prácticas presenciales.

Cuenta Deibar René Hurtado, Vicerrector de Cultura y Bienestar, que se logró el desarrollo de esta iniciativa en medio de la actual pandemia del covid-19, porque lo criterios para definir quiénes recibirían el subsidio fueron mucho más fáciles y añadió que en esta propuesta han estado trabajando desde hace algún tiempo en compañía de algunos líderes estudiantiles, con la idea de que en Popayán se logre la tarifa diferencial, pero asegura que ha sido difícil porque tendría que haber un acuerdo entre la alcaldía municipal y las instituciones universitarias.

“La Vicerrectoría de Cultura y Bienestar comprometió el recurso, los estudiantes pusieron una parte del recurso que estaba de la movilización e hicimos una invitación a las empresas de transporte, solamente se presentó Transpubenza, así logramos llegar a un acuerdo de que la universidad subsidiaría una parte, la empresa otra y el estudiante otra”, dijo Hurtado. Agregó, además, que la mayor dificultad fue poner a tantos actores de acuerdo y definir un criterio para la entrega del subsidio: “Con el tema de la pandemia solamente se trabajó pensando en las personas que tenían actividades presenciales y prácticas”.

Hernán Ospina, representante estudiantil ante el Consejo de Cultura y Bienestar, dice que se entrega a cada uno de los estudiantes beneficiados 40 pasajes mensuales, 20 de ida y 20 de regreso por los días hábiles del mes. “La universidad subsidió 1m200 pesos, la empresa transportadora 200 pesos y el estudiante 200 pesos”. Es decir, que el estudiante al momento de utilizar el servicio de transporte, debe pasar el ticket entregado por la universidad con 200 pesos adicionales.

Asegura el vicerrector que, hasta el momento, la tarifa diferencial ha tenido buena acogida. El proceso de entrega de los tickets se realizó a través de un listado que presentó cada decanatura de los estudiantes que en el momento se encontraran en prácticas presenciales. Con esos datos, la Vicerrectoría de Cultura y Bienestar organizó dos jornadas de entrega de tiquetes en la Facultad de Ciencias Agrarias y en la Facultad de Salud que son donde principalmente se encuentran estudiantes desarrollando actividades presenciales.

“Ya los usamos común y corriente, se entrega al conductor el ticket más 200 pesos para validar”, dice Sebastián Castro, estudiante de medicina de décimo semestre. Añade que, hasta el momento, con la entrega de tickets no han tenido inconvenientes a excepción de los estudiantes de internado que han presentado dificultades para reclamarlos.

Por su parte, Sebastián Castro cuenta que algunos de sus compañeros han tenido problemas con los conductores de Transpubenza porque no les han aceptado los tickets y les toca pagar el pasaje completo. Dice que algunos conductores se desentienden de la situación, o responden que ya pasó lo de la tarifa y que no están recibiendo, o que no saben nada. “Es complicado, creo que algunos conductores no entienden la relación del ticket con los 1600 pesos equivalentes, ellos tienen dificultades para equivaler ese dinero con el ticket, entonces sienten como que de pronto van a perder el dinero”, asegura.

Castro propone que se genere un diálogo con la empresa Transpubenza para solventar la comunicación con los conductores y, así, poder usar el auxilio de transporte sin ningún inconveniente. “Todo es asunto de comunicación, yo creo que es hablar bien con Transpubenza y mejorar los canales de comunicación con los mismos conductores. Creo que eso es lo que ha faltado y fallado, la comunicación”.

Dice el Vicerrector de Cultura y Bienestar que se debe evaluar el proceso. Reconoce también que se han presentado dificultades con la empresa transportadora porque a veces los conductores no han recibido los tickets a los estudiantes. “Es necesario evaluar la situación, pero otro tema es la garantía de los recursos. Ojalá lo podamos sostener, hay muchas expectativas, solo que va a ser muy difícil que el estudiante vuelva a pagar 200 pesos, a no ser que un tercer pagador diga: ‘aquí está esta plata para apoyar’. Lo más importante es seguir trabajando”.

Por su parte, para el representante estudiantil, en el marco de la pandemia el beneficio ha sido muy grande sobre todo porque en este momento, por cuestiones socioeconómicas, a los estudiantes no se les permite de alguna forma trascender más allá en alimentación y demás. Entonces, dice, básicamente cayó como anillo al dedo el tema de este subsidio: “Les permitió a los estudiantes tener un aporte para trasladarse desde sus hogares pues la cobertura de Transpubenza es la más completa en temas de transporte público aquí en Popayán. El beneficio se generó y esperamos que podamos continuar”.

Para Castro la situación es complicada porque la pandemia continúa y considera muy importante que la universidad siga brindando el auxilio de transporte porque no todos los estudiantes cuentan con las garantías de poder transportarse. “No solo estoy hablando de prácticas y demás, sino en la normalidad también para los estudiantes que van a sus clases, que necesitan transportarse”, dice. Añade que también es importante mirar la interlocución para poder hacer un auxilio de transporte no solo dentro del municipio, no solo con Transpubenza, sino con otras empresas. “La gente que vive hacia Julumito, a ellos no les serviría la Transpubenza porque no hay una que vaya hasta allá y hacia otros lugares de la ciudad no hay rutas de Transpubenza que lleguen, entonces se necesitarían otras rutas”.

Por su parte, Hernán Ospina cuenta que la idea es que próximamente se pueda generar un fondo donde puedan entrar los entes territoriales y aportar al proyecto de tarifa diferencial. Por el momento, aunque el convenio va hasta el mes de marzo, la idea es sacar uno nuevo apenas este finalice. 

Concluye Deibar René Hurtado diciendo que no se sabe si la tarifa diferencial continúa: “Tendríamos que sentarnos y volver a mirar, concertar cómo lo haríamos, bajo qué criterios, en la medida en que haya más recursos, pues también uno podría ampliar esa posibilidad a más estudiantes, pero siempre el tema a definir es la consecución y administración de los recursos”.