14 de enero de 2021

¿Habrá en 2021 presencialidad en Unicauca?

Desde marzo, cuando se empezaron a registrar los primeros casos en Popayán, hasta ahora cuando cada día se reportan más contagios, la situación por covid en la ciudad no mejora. Como la pandemia no se ha controlado, esta limitante pone en juego la decisión de la Universidad del Cauca para entrar este año a actividades con presencialidad. 

Por: Angie Ramirez y Juan D. Muñoz

Foto: Laura Piedrahita

Presencialidad_en_unicauca_1.jpg

 

En palabras del rector de la Universidad del Cauca, José Luis Diago Franco, la presencialidad en la institución sería el ideal para dar inicio al primer semestre de 2021, pero la amenaza de un rebrote del virus hace que se tomen medidas de salud pública más fuertes que al inicio de la pandemia, cambiando el escenario deseado de presencialidad académica. “Aquí el problema no son los jóvenes, el problema son los ancianos que se exponen a toda la comunidad universitaria y a la fecha tengo la recomendación del COPASST, Comité Paritario de Seguridad y Salud en el Trabajo, diciendo que tenemos que proteger la salud de los trabajadores y profesores que tienen comorbilidad y que son mayores de 50 años ”, argumenta Diago Franco.

Como representante legal de la Universidad del Cauca, el rector es el encargado de velar por la salud pública de toda la comunidad universitaria. Ante esto, la estrategia sería la alternancia, especialmente en las prácticas académicas, aspirando a que cerca del 80% de los laboratorios y materias que impliquen trabajo de campo se puedan cubrir para el primer semestre del 2021, pero eso depende del contexto que vaya dejando el Covid-19. Para tener tiempo de analizar el comportamiento de la pandemia, y si la tendencia de contagios está a la baja, se podría pensar en una estrategia para que en el segundo semestre del 2021 se pueda tomar la decisión de entrar a la presencialidad total. 

Las ayudas por parte de la Universidad con los dispositivos tecnológicos como soporte para la conectividad es una preocupación de la administración, ya que es muy bajo el número de dispositivos que se han podido gestionar con los recursos de la universidad. Se cuenta con 860 computadores portátiles y 3.400 planes de datos dispuestos para dar soporte a los estudiantes de bajos recursos.

Por parte de las labores administrativas, algunos trabajadores realizan sus tareas desde casa turnándose la presencialidad dos veces por semana, permitiendo así que la Universidad se mantenga en funcionamiento. Sin embargo, ha habido casos de trabajadores que se han infectado fuera de la Universidad arrojando un promedio de 12 administrativos infectados por mes. 

Todo depende del comportamiento de la pandemia para lograr una presencialidad en la Universidad del Cauca. La preocupación por el número de casos activos y la indisciplina reciente por las festividades, no dan un panorama alentador para los días venideros, pero las estrategias continuarán conforme las condiciones lo permitan. Las decisiones se tomarán de acuerdo a los indicadores de salud pública. 

Es por eso que se continúa con la capacitación de profesores para que se vinculen de una mejor manera a la modalidad virtual, ya que es evidente las dificultades de enseñanza y aprendizaje que la virtualidad ha traído consigo, pero ese es uno de los retos que se ha enfrentado la educación superior a causa de la pandemia.

La salud mental es un tema que también se empieza a tocar dentro del Alma Mater, porque el estrés postraumático que se ha generado por las diferentes situaciones presentadas por la pandemia, ha tocado a muchos miembros de la comunidad universitaria. El rector dialoga permanentemente con los diferentes estamentos en búsqueda de las mejores alternativas. 

La representante estudiantil ante el Consejo Académico, Paula Andrea Muñoz Restrepo, argumenta que las metodologías cambiaron y el mayor problema está en la interacción que en la virtualidad no existe, ya que es así como se generan vínculos de aprendizaje diferentes. Además es claro que un gran sector económico en la ciudad se ve beneficiado por la vida universitaria y ahora con la pandemia se ve un cambio de dinámicas en la ciudad. 

Actualmente, se está a la espera de las decisiones que tomen los gobiernos nacional y departamental respecto de la financiación de la matrícula de los estudiantes de estrato 1 y 2 en lo que corresponde al primer semestre de 2021.