27 de junio de 2019

La violencia de género no da tregua

Veinticuatro casos de violencia contra las mujeres se han presentado en 2019 en el Cauca. El norte del departamento es la zona donde más se reportan casos. La falta de recursos humanos y económicos impide una adecuada protección a las víctimas.

Por Alicia Quessep A.

Ilustraciones: Pinterest

La_violencia_de_género_no_da_tregua_1.0.jpg

 

De “crisis humanitaria”, calificó Carolina Cano, coordinadora regional de la Ruta Pacífica de Mujeres, la situación que se viene presentando en el Departamento del Cauca en relación con la reiterada violación de los derechos de las mujeres. “Hoy nos preocupa que cada vez sean más víctimas de menor edad las que están siendo asesinadas”, dijo.

La afirmación fue hecha en audiencia pública realizada en Popayán bajo el nombre “Vivas nos queremos” y donde diversas instituciones se reunieron para responder al incremento de los feminicidios en este Departamento. El evento fue organizado por la Ruta Pacífica de las Mujeres y la corporación ecofeminista Comunitar.

Según datos del Instituto de Medicina Legal, citados en la audiencia, entre 2013 y 2018 fueron asesinadas en todo el país 6.013 mujeres. De esos casos, 765 fueron asesinatos cometidos en contra de niñas y mujeres jóvenes adolescentes. Valeria Mosquera, también coordinadora de Ruta Pacífica Cauca, señaló que “si solamente tomamos los primeros nueve meses de 2018 tenemos que cinco mujeres son asesinadas cada dos días en Colombia”.

En el Departamento del Cauca, en lo que va de enero a mayo de 2019, según palabras de Mosquera, se han presentado 24 casos, de los cuales 14 se han presentado en el norte del Cauca. “El año pasado fueron asesinadas en el Cauca 68 mujeres, de las cuales 37 estaban ubicados en la zona norte”, dijo.

La_violencia_de_género_no_da_tregua_infografía.png

La ley 1761 de 2015, también conocida como Ley Rosa Elvira Cely, modificó el código penal colombiano y creó el feminicidio como delito autónomo, diferenciándolo del homicidio, pues se comete contra una mujer “por su condición de ser mujer”. Una de las características del feminicidio es el incremento de la pena mínima del delito con circunstancias de agravación

Cifras que Mosquera citó indican que cuatro casos de feminicidio se han presentado en Santander de Quilichao, tres en Suárez y dos en Miranda. En El Tambo, municipio del occidente del Cauca, se han presentado tres casos y en El Patía, en el sur del departamento, se han presentado dos casos. Además, llamó la atención sobre el tema de la violencia sexual, que es “fundamentalmente grave”.

Margarita Pérez, psicóloga de valoración del riesgo del Instituto de Medicina Legal, indicó por su parte que entre 2016 y 2019 se han atendido 1.353 mujeres. Medicina Legal valora los riesgos en cuatro niveles: moderado, grave, extremo y variable. “Este año, a partir del 12 de febrero y hasta mayo 31 hemos reportado a la fiscalía 33 casos de riesgo grave y 68 casos de riesgos extremo. Con estos datos que nosotros les entregamos ellos dictan las medidas de protección”, explicó.

El director seccional de fiscalías, Leonardo Alvarado, dijo que esta institución está poniendo en marcha un modelo que garantice la atención oportuna y el trato digno a las víctimas. En tal sentido, se han especializado algunas fiscalías en violencia intrafamiliar y violencia sexual dado el aumento de las denuncias durante los años 2018 y 2019.

 

La_violencia_de_género_no_da_tregua_3.jpg

 

“Contamos sólo con 118 fiscales y un equipo de policía judicial de 140 investigadores que cubren todo el departamento. De esos 118 fiscales se destacaron 5 fiscales en el municipio de Popayán, teniendo como base las entradas sólo en el municipio de Popayán, que son aproximadamente 10 noticias criminales por violencia sexual”, señaló Alvarado.

La violencia sexual es tratada como urgencia en los hospitales, donde se está exigiendo que haya al menos un médico certificado en la atención integral a víctimas de violencia sexual, pero el problema es que estos centros no cuentan con los insumos necesarios y la inversión no es suficiente.

La conclusión del evento es que la problemática de la violencia contra las mujeres no puede enfrentarse con la carencia actual de recursos humanos y económicos. No obstante, las distintas instituciones ratificaron su disposición para trabajar articuladamente en la concreción de una ruta a seguir y definir las medidas de protección de las víctimas.