02 de Junio de 2017

El contrato debía ejecutarse en cuatro meses

Una construcción inconclusa

Demoler un restaurante escolar para construir en el mismo lugar uno nuevo y un auditorio no fue la decisión más acertada en Cajibío. Casi dos años después del inicio de los trabajos, la falta de esos espacios ha generado problemas e incomodidades a los estudiantes y por ahora solo existen promesas para la finalización de las obras.

Por: Renee Orozco

IMG 20170530 161329

Parecía sencillo: demoler y construir. Pero no fue así. En septiembre de 2015 se dio inicio a la ejecución del contrato que tenía como fin la construcción del restaurante escolar y un auditorio para la Institución Educativa Carmen de Quintana, de Cajibío. Hoy la obra está a medio camino y no hay claridad sobre qué se va a hacer para terminarla y con qué recursos.

Del restaurante escolar de la Institución, se benefician dos de las cuatro sedes: la principal tiene 528 niños y la sede dos 125. “El problema ha sido más por comodidad, ya que en la infraestructura que se demolió consumían los alimentos los niños de las dos sedes. Además, un poco de  tristeza porque nos toca apretaditos”, afirma Ferney Meneses, rector de la institución

Agrega, además, que “en la administración pública hay que ser creativos, uno no se puede varar. En el caso de la sede principal, tenemos una pequeña cocina ubicada donde estaba la cafetería y con una estufa industrial se cocinan los alimentos”.

IMG 20170530 161106

En esa misma sede, los niños se ubican en los corredores del colegio y se sientan en sillas y mesas rimax pasando por turnos para consumir los alimentos. “En el caso de la sede dos, se ubican en el salón múltiple. Además se ha optado por llevar algunos pupitres de los niños; en esa sede, ha sido un poco más complicado”, puntualiza el profesor.

El proyecto que se firmó terminando la anterior administración municipal, actualmente se encuentra suspendido y en proceso de liquidación sin haberse ejecutado por completo. “Por falta de recursos no hemos podido seguir adelante, mi interés primordial es terminarlo porque es una necesidad puntual”, dice Luis Helmer Vivas, Alcalde de Cajibío.

“Aunque actualmente carecemos de los recursos necesarios, no descartamos la posibilidad de que casi de inmediato liquidado este contrato, arranquemos con la terminación de las obras. Lógicamente sabemos que existe la necesidad y aquí hay una cantidad de alumnos considerable que sinceramente están padeciendo”, indica Vivas

El contrato firmado el 24 de septiembre del 2015 con un costo inicial de 303.195.128 pesos por la constructora AC Ingeniera LTDA, tenía un plazo de cuatro meses para ser ejecutado. En ese tiempo la obra debía estar finalizada y entregada. Sin embargo, vencidos los términos y la obra aún sin terminar, la constructora pide una adición de vigencia y de plazo del contrato. El seis de febrero del 2016 la administración actual firma la adición de noventa días.

Pasada la prórroga, el restaurante y el auditorio siguen sin terminarse. La culminación de la obra generará un sobre costo debido a que se deberá realizar una nueva contratación. “He hablado con el ingeniero de planeación municipal sobre unos ajustes presupuestales o traslados, ya que esa es nuestra esperanza para terminarlo. Puntualmente tiene un costo bastante elevado, no tengo concretamente la cifra pero sobrepasa los 140 o 150 millones de pesos”, señala el alcalde. 

IMG 20170530 161050

Según información del rector Meneses, ya se realizó un encuentro con el alcalde para poner en contexto el desarrollo de las cosas. “Nos explicaron que en 20 días liquidaban el contrato y quedaba un excedente de 40 millones, más lo que gestionará la Alcaldía este año para invertirle al restaurante y al auditorio”, afirma el rector. 

El gobierno municipal es enfático en que la obra se terminará lo más pronto posible y reafirma el compromiso que tiene con la comunidad académica. “Mi compromiso es terminar lo más pronto, porque eso me preocupa. Eso sí, le garantizo que es un compromiso puntual que tenemos que hacerlo lo más rápido posible. No le puedo fijar fechas, porque estas son cuestiones presupuestales y uno no tiene la plata ya, pero mi prioridad es esa. La liquidación ya está en camino”, manifiesta.