Comprar en Cali, una tradición que afecta a Popayán

 

Gran parte del dinero que se produce en la ciudad no se está reinvirtiendo en ella sino que se está quedando en Cali. Las razones, son las preferencias en los gustos de los patojos.

Por: Nathalie Colorado Franco

Según datos del Observatorio Regional del Mercado de Trabajo (ORMET), en Popayán se concentra gran parte de la dinámica comercial del Cauca, no solo por ser su capital sino por condensar aproximadamente el 20% de la población y generar el 18,23% del empleo en el departamento.

Pero esta dinámica comercial empieza a verse afectada cuando los habitantes de la ciudad deciden desplazarse a comprar distintos bienes y servicios en otros municipios,  principalmente en la ciudad de Cali. Este fenómeno, cada vez más frecuente, ha despertado el interés de distintas instituciones a cargo del comercio en la ciudad.

Una de esas instituciones es la Cámara de comercio del Cauca, la cual en un reciente informe ha expuesto un estudio acerca de la “Determinación de hábitos de no consumo”. En este informe se presentan datos que permiten comprender las razones por las que los habitantes de Popayán prefieren hacer sus compras en otros municipios.

A grandes rasgos el estudio de la Cámara de comercio muestra que: “son las mujeres quienes compran con más frecuencia que los hombres (55.03% frente a 44.97%) por fuera de la ciudad. El bien que más se demanda es vestido (ropa, zapatos, accesorios) tanto por hombres como por mujeres, aunque en proporciones diferentes. El factor que esgrimen para comprar es la gran variedad de bienes y servicios ofrecidos por fuera, seguida por los precios bajos, aunque esto depende del es­trato al que pertenezcan. Finalmente se muestra que el comercio payanes debe mejorar en aspectos como la atención al público, horarios de atención, entre otros”.

Etiqueta grisPara Simón Bedoya, ciudadano de Popayán, ya es una tradición ir a Cali en diciembre a comprar la ropa de navidad. Simón afirma que él y su familia prefieren ir a la capital del Valle por las facilidades de pago que se pueden encontrar en los diferentes almacenes, ya que siempre que van, sus padres pagan con tarjeta.

Además, asegura que “se aprovechan promociones, porque digamos que en un almacén determinado si se compra ese día con la tarjeta le hacen el 30% de descuento”, y lo que diferencia a la ropa que se vende en Cali de la que se vende en Popayán es “la calidad, pues la ropa que allá sale en promoción tiene una calidad mejor que la que normalmente sacan los almacenes en promoción de acá”.

Mientras que para Natalia Muñoz y su familia, quienes son dueños de la miscelánea “Papelería punto Nade”, el viaje a Cali más que una tradición anual, es una costumbre de cada dos meses. Pues es allá donde se compran los productos que se van a vender en el negocio. “Nuestros negocio queda en un lugar donde hay muchos otros negocios y cada mes salen papelerías, y misceláneas, entonces nos importa mucho que los productos que ofrezcamos se diferencien de los demás, y encontramos que en Cali hay esa gran variedad de productos”, afirma.

Mónica Valverde coordinadora de desarrollo empresarial de la Cámara de comercio del Cauca considera que “si la gente va a Cali va a encontrar mayor variedad no solo en el tema del producto sino también en los precios, entonces la gente también busca minimizar costos en el momento en el que está pagando”, además de encontrar las marcas que buscan. Adicionalmente,  la funcionaria menciona que en Cali existen los denominados “Outlet”, en los cuales se puede comprar “ropa de marca” a precios más bajos, mientras que en Popayán no existen estos lugares.

Teniendo en cuenta este contexto económico Teresa Cancelado, economista de la Universidad Católica de Colombia, asegura que “se deben mirar los factores que determinan la demanda, entonces sabemos que existen factores económicos, sociales, y motivacionales, y este último es el que está generando que las personas de Popayán estén yéndose a Cali a hacer diferentes compras”.

De acuerdo con el estudio de la Cámara de Comercio mencionado anteriormente, las personas que están viajando a comprar son personas jóvenes (entre 18 y 30 años aproximadamente), que tienen un poder adquisitivo medio o alto, y que pueden adquirir créditos. Lo que la economista traduce en que “si usted está en Popayán, una ciudad pequeña donde tiene uno o dos centro comerciales, y que no en todos le reciben tarjeta de crédito, y adicionalmente no están todos los establecimientos en los que usted quiere comprar, entonces eso indica que la motivación de la demanda tiende a salir de Popayán”

En cuanto a las consecuencias que esta situación trae para la ciudad, Teresa Cancelado menciona que “el poder adquisitivo de las personas, el dinero, se está invirtiendo en Cali, o sea que está entrando a hacer parte de las finanzas de Cali y no de Popayán, eso limitaría el desarrollo económico de la región” lo que se ve reflejado en la limitación de realizar infraestructura, construcción de carreteras, y demás, lo que implica que la ciudad no puede surgir y vaya muy lento en su proceso de desarrollo, pues aproximadamente un 30% de dinero que debería reinvertirse en Popayán se queda en la ciudad vecina.

De esta forma Popayán se ha convertido en una especie de periferia respecto del centro que representa Cali, y esta situación necesita ser tenida en cuenta por las instituciones que propenden por el desarrollo económico local, si es que se quiere salir del estancamiento en el que se encuentra.

 
 

Audio rojo2 Escuche el informe: