01 de marzo de 2021

Memorias vivas Misak: recuperación de tradiciones y saberes 

Proyecto del suroccidente caucano que nace en medio de la pandemia y llega a las redes sociales para compartir historias, mitos y tradiciones de su pueblo, mediante piezas audiovisuales, fotografías e ilustraciones que permiten re-sembrar sus saberes.  

Por: Angélica Aley Moncada 

Imágenes tomadas de Fan Page Memorias Vivas Misak

 

Memorias_vivas_Misak_1.jpg

 

Aproximadamente a 59 kilómetros de la capital caucana se encuentra el municipio de Silvia, pueblo misak conformado por seis resguardos indígenas de los cuales su resguardo mayor es el de Guambía. El municipio se caracteriza por ser un destino turístico especial por sus historias y sus tradiciones, además de las buenas cosechas de su tierra. 

En este territorio nace el proyecto Memorias Vivas  Misak, que como lo menciona David Garcia, promotor del proyecto,  surge  gracias a una necesidad de recoger la sabiduría de los pueblos tradicionales, específicamente de la comunidad misak. Se pretende, así, afirmar y re-sembrar  los conocimientos en el ámbito de la apropiación territorial y de la comunicación del territorio y de quienes lo han habitado desde hace mucho años. El sentido del  proyecto es una forma de decirle a las comunidades y al mundo entero sobre este territorio del Cauca del cual hay una necesidad de recuperar las palabras y la espiritualidad de lo que es un misak. 

Durante época de pandemia, los creadores y promotores del proyecto Memorias Vivas lograron la publicación de contenidos en su página de facebook mostrando inicialmente un cortometraje que habla del origen del pueblo Piurek y del pensamiento que se ha conservado desde sus Shures (abuelos) hasta el día de hoy. “Contar estas historias reivindica el territorio con todos los lugares y mitos, y contar esto permite fortalecer el conocimiento propio y ese conocimiento toma fuerza al transmitirse, esto significa amar lo propio además de respetar  lo de los demás”, comenta Garcia. 

 

Memorias_vivas_Misak_2.jpg

 

A lo largo de sus publicaciones, Memorias Vivas ilustra a través de la fotografía, rostros y texturas de este pueblo colorido y único, además de textos cortos  donde cuentan historias del trabajo de sus habitantes y la importancia que este tiene en el territorio. Es así como surge la compilación de una revista en la que incluyen la historia del tejido, el anaco como traje típico, los lugares más representativos y espirituales, sus collares y chumbes, el Nachak (fogón), que como ellos lo mencionan es el medio por el cual se comparte el calor del hogar, la sabiduría de los mayores, el alimento para el cuerpo y para el alma. En este espacio también se orienta a las futuras generaciones a vivir de manera armoniosa con los demás seres que habitan esta hermosa tierra. 

De igual modo, se elaboró una revista y se publicaron diferentes videos e ilustraciones que cuenta de forma clara historias como los hijos del agua, la jigra,  el hogar alrededor del fogón, las diferencias entre el atuendo tradicional de los hombres y mujeres misak, el Tampal kuari que es la conexión del ser Misak con el Cosmos, entre otros términos que permiten que la comunidad interna y externa de este municipio pudiera conocer y reconocer una gran diversidad cultural. 

“Contamos las historias siempre desde una línea cronológica clara, empezamos publicando el origen del ser del pensamiento y cómo influye en el origen mismo y como este se entrelaza con el tejido desde lo masculino y lo femenino de una manera sutil, generando herramientas pedagógicas y audiovisuales que permitan dejar un precedente”, concluye David Garcia.