21 de febrero de 2021

Entrevista

“La economía del Cauca ha sufrido, pero aquí seguimos”: Ana Fernanda Muñoz Otoya

A modo de diagnóstico general de los sectores económicos del departamento, la Presidente Ejecutiva de la Cámara de Comercio del Cauca, cuenta sobre las estrategias y retos asumidos desde su administración en 2020 y en el contexto de la pandemia. El trabajo, articulado con diferentes organizaciones, se sostendrá en 2021. 

Por: Juan David Muñoz y Angie Ramírez Meneses

Fotografía: Lina Palta Muñoz

IMAGEN_PRINCIPAL_Entrevista_Cámara_de_comercio_-_Ana_Fernanda_Muñoz_Otoya.jpg

 

Frente a la contingencia mundial en la emergencia por covid-19, Colombia y sus departamentos se han visto enfrentados a grandes retos. Entre ellos, como uno de los más relevantes, se encuentra la crisis económica por cuenta de los cierres obligatorios. Una temporada que trajo consigo la quiebra de muchos empresarios y grandes movimientos por sostener algunos de los sectores más débiles. El Cauca, como uno de los departamentos con mayor porcentaje en ruralidad, fue uno de los departamentos que sostuvo con audacia grandes sectores como el sector agrícola y el sector industrial. Sin embargo, así como se quiere que se sostengan las grandes empresas, se pretende sostener a los empresarios de pequeños y medianos negocios en Popayán y otros municipios. Sobre el balance de la crisis y la reactivación de diversas actividades, Ana Fernanda Muñoz Otoya, Presidente Ejecutiva de la Cámara de Comercio del Cauca, habló con Co.marca. 

Co.marca: ¿En términos generales cómo está la economía del Cauca?

Ana Fernanda: Según el Indicador Mensual de Actividad Económica, donde se puede ver cómo se están comportando las cifras de un mes a otro,  nos estamos recuperando en todos los sectores. La única que todavía sigue en términos que no son muy buenos son las exportaciones de café. Somos un país cafetero, pero resulta que nosotros en el Cauca no exportamos café, de aquí se lo llevan y lo exporta el Eje Cafetero. Entonces, una de las estrategias que tenemos pendientes es cómo logramos que las exportaciones salgan del departamento para que haya cadena de valor y la gente tenga más recursos. Los indicadores mejoran, la economía se está empezando a recuperar, pero evidentemente hay gente que se ha quebrado, es una realidad que no se puede negar: la economía ha sufrido como ha sufrido la economía del mundo, pero aquí seguimos. 

C: ¿Cuál es el diagnóstico de los sectores económicos más fuertes, luego de la emergencia del 2020?

A.F: En el departamento tenemos unos sectores que son más fuertes que otros, sobre los cuales se manejaron estrategias distintas. Por ejemplo, el sector industrial, que es el mayor impulsor del PIB del departamento, prácticamente nunca paró, por ser empresas muy grandes. Es por eso que ellos no tuvieron problemas en su funcionamiento y si revisamos las cifras del sector industrial del Cauca, es un sector que no ha caído en los niveles que ha caído el sector a nivel nacional. Estamos en el proceso de recuperación, no voy a decir que no cayó, es evidente que sí, pero no en los niveles en los que cayó el resto de Colombia. Eso nos ha ayudado a estar por encima del resto del país, en el proceso de recuperación económica, por el peso del PIB del sector industrial. El sector agrícola, que es otro de los sectores más importantes, tampoco cayó. El IMAE, nos muestra a finales de 2020, que seguimos por encima de la media nacional. Es una de las ventajas de ser un departamento agrícola.

C: ¿Por qué se mantuvo tan bien el sector industrial del Cauca?

A.F: Con el sector industrial nuestro trabajo fue más de acompañamiento y muy de la mano de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia. Los industriales del norte del Cauca lograron mantener su nómina y estamos hablando de cerca de siete mil empleos en toda esa, que se pudo mantener gracias al PAE, que era básicamente, usted tiene un empleado y yo le pago a usted la mitad de un salario mínimo para que usted no lo despida. Pues en ese sentido si hubo una ayuda muy grande para el sector industrial. 

C: ¿Cuáles fueron las estrategias implementadas por la Cámara de Comercio en acompañamiento al sector industrial?

A.F: Reconozco que un trabajo que logramos nosotros, evidentemente de la mano de Confecámaras, fue la implementación del Programa de Ayudas de Empleo Formal. Este programa inicialmente iba a salir solo para personas jurídicas y eso dejaba por fuera a todas las personas naturales, que en el departamento del Cauca son el 95%, el 96%. Yo hable con el exministro Juan Pablo Zárate y le expliqué cómo era la composición del tejido empresarial del Cauca y lo replicamos en Tumaco y en Pasto. Entonces ahí hubo una modificación. Dejó de ser solo para personas jurídicas y empezó a ser para personas naturales. 

C: ¿Y con el sector agrícola?

A.F: Si revisamos el Indicador Mensual de Actividad Económica nos muestra que el sector agrícola en el Cauca, nunca cayó, y es una de las ventajas de ser un departamento agrícola. Nuestro acompañamiento en este sector fue en alianza con Policía Nacional, para garantizar la seguridad de 33 municipios cafeteros de la zona alta. Porque como la cuarentena inició en medio de la cosecha cafetera, sabíamos que eso genera una dinámica en la economía local altísima. Entonces se le dio prioridad a la gente de los municipios para ese proceso de recolección, para que no llegara gente de otros municipios llevando contagios, sino que se focalizara en cada uno de los municipios. Este sector agrícola trabaja en este momento con Finagro. Yo hablé con el presidente Jairo Estrada, porque queremos ver cuál es la línea de crédito fuerte en cada uno de los municipios. Porque eso nos va a dar una línea de trabajo con ese sector tan importante para la economía del departamento. 

C: ¿Qué ocurrió con la economía local en Popayán, con los cierres y la inactividad de las universidades?

A.F: Es evidente que hay sectores que son muy difíciles de mantener. Es el caso de Popayán que al ser una ciudad universitaria se genera una dinámica alrededor de los restaurantes, tiendas, establecimientos. En la reactivación de estos establecimientos en Popayán nos tocó luchar mucho con el tema de que la administración municipal estaba siendo sumamente estricta en la validación de los protocolos dentro de los formales, pero no había un control sobre los informales.  

C: ¿Cómo se encuentra el sector comercio?

A.F: Otro de los sectores muy importantes es el sector comercio, el 45% del tejido empresarial de Popayán es comercio, situación que se replica en todo el departamento. Es decir, yo compro un producto, lo traigo aquí y lo vendo, no hay mucha cadena de valor. Ese es un problema, que nosotros queremos que sea una estructura, sin adicionarle cadena de valor. Con ellos estuvimos trabajando muy fuerte, cuando los establecimientos no se podían abrir. Aparte de todas las capacitaciones de seguridad, les dimos indicaciones de cómo establecer sus protocolos, pero además desde la Cámara montamos una vitrina empresarial para que la gente pudiera ofrecer sus productos de manera virtual y que la gente les pudiera comprar para evitar las aglomeraciones.

C: ¿Qué tal ha sido la implementación de los protocolos de bioseguridad? 

A.F: Nos pidieron mucho que hiciéramos nosotros los protocolos y les explicábamos, nosotros como cámara no podemos hacer los protocolos, porque son ustedes como empresarios los responsables de lo que pasa, entonces les dábamos las líneas. Por ejemplo, hubo unos protocolos muy buenos que sacó Acodres nacional y esos fueron los que les generalizamos a los empresarios del sector de alimentos.

C: ¿Cómo ha sido el acompañamiento a esos establecimientos del centro de Popayán?

A.F: Estos sitios son muy difíciles de mantener cuando están amarrados a una actividad tan específica, es exactamente lo que pasa con Semana Santa, con el Congreso Gastronómico. Hay una cosa que nosotros no podemos hacer como Cámara, no podemos dar plata, podemos apoyarlos con implementos para el trabajo en el caso de los domiciliarios, por ejemplo, pero yo no puedo disponer de recursos así. En ese sentido, lo que nosotros buscamos son sectores específicos de la economía y buscamos programas que impacten a todo el sector. Aquí, lastimosamente hay empresarios que no logran sobrevivir aún con el impacto en el sector. En cuanto esto, y esa es una cosa que tenemos que cambiar, es que en Colombia se genera el concepto de empresarios de subsistencia, llego y monto una venta de arepas en el garaje de mi casa porque me quedé sin trabajo, pero nunca aspiro salir de la venta de arepas en el garaje de mi casa, tengo todo, registro de suelo y en Cámara, pero nunca salgo del concepto de vender arepas en el patio de mi casa.

C: En septiembre se dio el acceso a vías aéreas en Popayán, algo muy esperado por el turismo receptivo del departamento ¿qué ocurre con este sector?

A.F: El sector de turismo y gastronomía probablemente es el más rezagado, sobre todo el de turismo, porque por mucho que hagamos es un problema de demanda, no es un problema de oferta. Nosotros podemos hacer hasta lo imposible para que la oferta sea segura, pero si la demanda no se siente segura, se nos sale de las manos. En ese sentido hemos venido trabajando en varios proyectos. Para mí es una apuesta importante y estamos con un proyecto muy grande, en la vitrina Anato a nivel nacional, en abril. La cámara va a liderar ese proceso, porque tenemos que vender el departamento, tenemos que hacer que la gente quiera venir a conocer el departamento.

C: Para reactivar el turismo, se plantea a nivel nacional, el “Check in certificado, COVID-19 bioseguro” ¿Cómo va el proceso en el Cauca?

AF: Hace unas semanas firmamos el contrato de cheking de bioseguridad, el certificado de la Organización Mundial de la Salud. Es un certificado que anuncia este sitio es absolutamente seguro para que usted se quede. Este sello, tendrá un costo de un millón de pesos, por eso con Fontur vamos a regalar este checking a los cien primeros empresarios, de los 260 que aportan al Registro Nacional de Turismo y que sean los primeros en cumplir con todos los parámetros de la OMS.

C: ¿Qué programas existen en el momento?

A.F: Con recursos de la Unión Europea, junto al Ministerio de Comercio y cuatro Cámaras de Comercio del país: Manizales, Cali, Buenaventura y Popayán, tenemos un programa denominado Crecer Vendiendo, donde los empresarios de los sectores de gastronomía y comercio pueden mejorar su estructura, ya que se cuenta con un banco de especialistas en comercio, laborales, tributarios, de reestructuración de negocios. La manera para acceder a esto es gratis para los empresarios que están registrados en la Cámara de Comercio, la preocupación está en que la gente no hace uso de estas asesorías

C: ¿Qué enseñanza trajo la pandemia?

A.F: Esta coyuntura de la pandemia demostró que la informalidad no es viable.  La gente le tiene miedo a la formalidad porque está la obligación de hacer más pagos y pensando en que ser formal es muy costoso. La idea es mostrarle al empresario que esa contribución que da se le retribuye. Por eso, de las 24 mil empresas registradas en el departamento de Cauca, solo 1.475 podrían acceder al PAEF (Programa de Apoyo al Empleo Formal) porque el número de empleados formales registrados en las filas no era el de la normativa, ya que contratan de forma informal a más empleados. Pese a esto, la Cámara ha reportado un aumento en la solicitud de matrículas para establecimientos nuevos, que la entidad no esperaba, demostrando que la gente se está dando cuenta de que si es necesaria la formalidad. Tal vez fue una enseñanza adquirida de una manera brusca, por eso queda evidente que el empresario no debe tener miedo al pago, y las instituciones a las que se les genera un pago deben mostrar en qué se gastan los recursos que pagan los empresarios.