audiovisual.jpg

 

Jóvenes de Popayán le apuestan a deportes alternativos o urbanos, demostrando que estos son un camino de crecimiento personal y profesional. Sin tener mucho apoyo  institucional y social, han logrado visibilizar su mundo, diciéndole a la sociedad que lo alternativo transforma positivamente la vida de los jóvenes.

 

_MG_8942.jpg

Robert Alzate, practicante de BMX

BMX: jóvenes con metas

 

Volar sobre dos llantas medianas se ha convertido para Robert Alzate en la aventura más extrema de su vida. La curiosidad se convirtió en el camino indicado para llegar a practicar el deporte del BMX. Para él, esto es su vida, su universidad y su sueño más grande. Expresa que desde que despierta en la mañana, rodar se convierte en su diario vivir.

En sus ojos se refleja la pasión y la alegría que le genera realizar este deporte. De todas las categorías del BMX, su mayor adicción son las rampas de tierra, conocidas como el BMX deryon.

Integra una escuela que inició por un proyecto con la alcaldía, sin embargo afirma que nunca tuvieron un apoyo por parte de ella. Así que decidieron unirse y trabajar conjuntamente para lograr lo que hoy a muchos les apasiona. Construyeron una pista de tierra para poder entrenar y alcanzar el cielo con los trucos que dejan impresionados a muchos espectadores. “La rampa es creada con nuestros propios recursos, por ello, realizamos eventos, no solo para una ayuda monetaria, sino también para visibilizar nuestro deporte y tener más acogida en la ciudad”, dice.

Los deportes alternativos como el BMX, logran en los jóvenes un cambio de vida. “Me gustaría que la gente conociera lo que hacemos, que se den cuenta de que nosotros no somos vándalos por el hecho de andar en bicicleta.  Tienen que ver más allá, porque detrás de esto hay jóvenes que quieren cumplir metas y soy testigo que con los deportes alternativos se puede salir adelante y alejarse de las cosas malas”.

 

 

IMG_8851.JPG

Froilán Fernández, practicante de Patinaje Extremo

Roller aggressive: Travesías liberadoras

 

El roller aggressive o patinaje extremo se convirtió en la pasión más grande de Froilán, cuando decidió practicar un deporte alternativo. Se armó de motivación y con su creatividad hizo lo posible para conseguir su herramienta más importante: los patines. Fabricó calaveras y sin pensarlo decidió acercase a la feria de las artesanías y venderlas.  A los pocos días ya andaba sobre cuatro ruedas, aprendiendo diferentes técnicas.

En este deporte se usan unos patines especiales diferentes a los que son de línea. Los rollers emprenden su travesía por medio de trucos que les permite encajar en muros y barandas. Desconectarse del mundo real y olvidarse de situaciones poco benéficas es un aspecto que el roller aggressive logra en la vida de los jóvenes.

“Toda la comunidad de los deportes nos hemos unido, nos empezamos a apropiar del espacio del parque Santa Catalina y así empezó a llegar más gente. Todo viene del gusto. Cuando empecé no conocía a nadie y por mi cuenta aprendí. Ahora practican unos 12 o 13 rolles y el horario de entrenamiento es en las mañanas”.

Visibilizar con más fuerza este deporte alternativo es uno de los objetivos de Froilán, pues considera que el roller, libera los problemas como el sedentarismo, la drogadicción y daños psicológicos. “La idea es animar a la gente y decirle que esto es una alternativa para salir adelante en la vida”.

 

 

_MG_8744.jpg

 

Fabián Sandoval, practicante Skateboarding

Skateboarding: proyección y complemento

 

El skateboarding no lo es todo en la vida para Fabián Sandoval, pero es una parte esencial  que logra complementarlo y proyectarlo. Llegó a él hace 17 años y logra combinar su pasión con sus estudios como diseñador gráfico en la Universidad del Cauca.

El skate es un deporte, una práctica y un estilo de vida. Empezó a practicarlo para salir de lo convencional. Quería una alternativa que le brindara algo no monótono, que fuera gradual y no lo estancara.

Para lograr generar espacios en la ciudad de Popayán referente al skate, ha sido una lucha bastante larga. En el 2000, se conformó el club, Central Skate, con la finalidad de conseguir un espacio adecuado para la práctica. Al ser un deporte urbano, no es muy aceptado por la sociedad, es muy desconocido y se crean imaginarios. Por eso optó por generar un espacio en el parque Santa Catalina. Luego se generó algo más pedagógico, un proyecto llamado Social Skate Workshop, que pretende visibilizar esta práctica deportiva alternativa. Se trabajó con niños de sectores vulnerables con una visión diferente al entorno al que se desarrollaba.

Para él, lo bueno del skate es que puede patinar en cualquier espacio, el problema es la gente. Para Fabián, lo único que puede detener que deje de montar es estar en una silla de ruedas. Lo que siente por su práctica es algo difícil de describir, porque es una motivación que logra llenar sus emociones de una forma excepcional, porque este deporte es una gran herramienta de transformación social que permite hacerlo pensar y proyectarse en la vida.

 

 

_MG_8922.jpg

Santiago Obando Echeverri, practicante de Street Workout

Street Workout y Mundo Paralelo

 

Santiago llegó a practicar el Street Workout porque toda la vida se ha inclinado por llevar una vida sana, donde prime una buena alimentación y se acompañe de un buen ejercicio. Pero realmente la historia nació junto con sus amigos del barrio, porque siempre se reunían a hacer ejercicio y decidieron crear un grupo para realizar algún deporte en el que no tuvieran que invertir dinero.

Con ayuda de los medios digitales conocieron esta práctica y empezaron a implementarla en su vida, generando un espacio en el parque Santa Catalina. Para él, ha sido una lucha la búsqueda de espacios porque la ciudad no apoya los deportes que se salen de lo convencional. Por un tiempo cerraron el parque y tuvieron que pausar su práctica y realizar ejercicios básicos. Aun así no dejaron de practicar.

“El Street enseña que la disciplina es fundamental para realizar nuestros proyectos y se soporta en valores como la tolerancia y el respeto”. Santiago y su grupo de amigos lograron crear una escuela llamada Mundo Paralelo y la articularon con el DUN: ambos son deportes urbanos y nuevas tendencias. El objetivo era poder promover este tipo de actividades y que crecieran hacia toda la ciudad. Y así nace la escuela gratuita Street Workout Vive el Cambio, en unión con la Alcaldía de Popayán.

Santiago es estudiante de Comunicación Social de la Universidad del Cauca y logra fusionar su carrera universitaria con su práctica deportiva porque considera que la comunicación al ser tan interdisciplinaria se conecta con todo y aún más con su pasión.