17 de septiembre de 2017

Calidad, cultura y emprendimiento

A degustar un buen café

La producción de café en el sur del país ha tenido un desarrollo de calidad exponencial los últimos años. La situación apunta a que Nariño, Huila y Cauca sean un nuevo eje cafetero. Esta mejora de calidad beneficia a productores, consumidores y a quienes promueven una taza de buen café en la mesa. Breve testimonio de una emprendedora.

Por: Andrés Felipe Calle Arbeláez

Fotografías: Daniela Bravo Suarez

 

 

cafe1.jpg

 

“Los colombianos no consumimos un café 100% puro. Decidí inclinarme por esa parte de crear la cultura en la gente del Cauca, que por excelencia es un buen productor de cafés especiales, de consumir un buen café y que no sea tan costoso.

Mi nombre es Lucero Piedrahita, nací en el departamento del Huila donde trabajé unos treinta años en el sector del café, regresé a Popayán hace unos cinco años. Durante esos treinta años estuve vinculada a una empresa donde aprendí las cosas básicas de la selección de un café de calidad, todo el proceso de la almendra hasta el producto final. Fue allí donde nació mi inclinación por crearle la cultura a la gente de consumir un buen café, un café de calidad, que es la idea de este tipo de negocios y con mayor razón aquí en el Cauca que por excelencia es un buen productor de cafés especiales. 

Lo que yo hago es comprar la almendra del café al exportador con prueba de taza, luego lo tuesto, muelo y finalmente lo llevo a su empaque para ya venderlo aquí, en Café Gourmet, que es como le puse a mi marca de café y a la tienda de distribución. La idea es también ofrecer un café de calidad no tan costoso.  

 

cafe2.jpg

 

Otra de las razones por las cuales decidí crear mi propia marca con café de calidad, fue ver el café que nosotros los colombianos nos estábamos tomando, existe la idea de que el buen café hay que exportarlo, entonces ni siquiera los cultivadores se toman un buen café, los colombianos no consumimos el café de calidad que producimos, sino que nos destinamos café que se queda en el proceso de producción o que no sale bueno en la prueba de taza. Al no consumir un café 100% puro, siendo nosotros mismos lo productores, necesitamos aprender a disfrutar de una buena taza de café porque hace parte de nuestra identidad.

Es muy satisfactorio ver que cuando le ofreces a las personas una taza de café de calidad, quedan fascinados, les gusta mucho y dicen: “¡qué delicia de café!”. La gente reacciona muy bien al café de calidad, entonces el propósito de crear esa cultura sí está sucediendo. Incluso en otros lugares de la ciudad he visto que hay varias tiendas de café que ofrecen café de calidad y aun mejor si es de aquí, de nuestra propia región. Apostarle al café en esta región es muy importante por el apoyo que están recibiendo los caficultores, pero también es importante que nosotros podamos disfrutar del café que producimos”.