Guillermo Portabales y su guateque campesino

Musical de Eliana Muñoz y Dúber Ruiz
14 de junio de 2015

Portabales1"No sé qué tiene el aire
de la sabana,
que en la mañana
es murmurador;
apenas despunta el día
y todo lleno de melodías
me habla de amor...
"

Hay guateque, hay rumba, hay alegría, hay amistad y amor, “porque así son los guajiros desde el tiempo colonial”. Ese es el ambiente que transmite la música campesina tradicional de Cuba. Uno de sus mayores representantes es Guillermo Portabales, cuyas producciones musicales marcaron fuertemente a la isla caribeña, especialmente entre los años treinta a sesenta.

Las canciones tienen la magia de la descripción detallada de los sitios significativos de los cubanos, y la narración de situaciones que por cotidianas no dejan de tener su magia: el enamoramiento, la profunda admiración por la mujer guajira, el rumor cómplice del viento que sopla temprano en la pradera, al tiempo que se extiende el sonido de la guitarra celosa.
Guillermo Portabales nació en Cuba el 6 de abril de 1911, y falleció en Puerto Rico el 25 de octubre de 1970, en un accidente automovilístico. Desde muy temprano, apenas a los diecisiete años, Portabales debutó con su  música en la radio, y como si fuera un designio, a partir de allí nunca dejó de cantar.
Mucho se ha rumorado sobre su relación con la revolución del año 59. Algunos especulan que por ese motivo se exilió, pero lo real es que para entonces, ya él estaba instalado en Puerto Rico, a donde regresó con su esposa en 1953, luego de una estancia de varios años en La Habana. Esto demuestra que su relación con Puerto Rico era de vieja data; ese sitio lo atraía, e incluso allí se casó en 1939. Pese a eso, la nostalgia por su tierra se deja sentir en canciones como Cuando salí de Cuba o Nostalgia guajira.
De todos modos, su postura política con la revolución fue crítica.
Este programa, "Guajira y son", en el que se recopila parte de estas historias, fue producido por Eliana Muñoz y Dúber Ruiz.