23 de Marzo de 2017

Plaza de mercado

Un lugar no adecuado para trabajar

Inconformidad ha causado la decisión de la Alcaldía de trasladar el mercado campesino a la zona del planchón. El barro, los malos olores de la basura y la indigencia son algunos de los problemas que deben afrontar los trabajadores de la zona.

Por: Wilson Andrés Cuaspud

DSC 0637

Con un presupuesto de 15 mil millones de pesos, la Alcaldía de Popayán adelanta trabajos para la gestión, organización y modernización de la Plaza de Mercado del Barrio Bolívar. En ese proceso y en la fase de elaboración de estudios y diseños,  la administración municipal ha dispuesto una serie de medidas para la reubicación de los trabajadores de la plaza. No obstante, se han tenido inconvenientes por la afectación de dicha decisión en las personas que derivan su sustento del mercado campesino

Funcionarios locales ya dieron orden del traslado del mercado, que tradicionalmente se organiza en la carrera 5, hacia el sector del Planchón, lugar conocido como espacio de microtráfico, indigencia y botadero de basuras. Tal medida provocó malestar general en los trabajadores de la zona.

Fernando Sánchez, indígena Totoró, manifestó que “hace mucha falta adecuar el Planchón, la clientela que viene dice que no le gusta el lugar, por el barro, por el olor, la basura. Algunos que me han ayudado aquí en el trabajo han salido enfermos: ese no es un lugar adecuado para trabajar”.

17500453 10155018953375772 576051066 o

Por su parte, María Isaura Urrutia, indígena Polindara, indicó que “nosotros perdimos toda la clientela el primer día del traslado, nos quedamos con la mayoría de productos sin vender, y no solamente yo, sino todos los que van allá, porque allá trabajar en medio de las carretillas, la basura, los caballos era difícil, además algunos caballos  mordieron a las personas”.

El mercado campesino del barrio Bolívar es una forma de acercar directamente a los productores rurales con los consumidores, dejando de lado a los intermediarios y ofreciendo productos frescos y de buena calidad a un precio justo. Pero esta forma de economía local se ha visto afectada recientemente por los trabajos que ha venido desarrollando la Alcaldía Municipal de Popayán, para la modernización y reubicación de la plaza, que se ubicará en lo que hoy es el parque Carlos Albán.

“Mandarnos otra vez para allá no ha sido una solución buena, otra vez al barro, eso no es justo porque nosotros los campesinos luchamos en el campo para traer comida, ojala se pusieran de acuerdo y nos mandaran una plaza buena, digna, para poder trabajar y no en estas condiciones, en apretones, en empujones. No, así no es justo”, señaló Cesar Tombé, indígena Misak y vendedor de papa y cebolla.

Marta Escobar, clienta habitual del mercado campesino manifiesta no estar de acuerdo con las medidas tomadas por la alcaldía para su reubicación, también hace un llamado al alcalde y sus funcionarios, a que  den respuesta y pronta solución a  los vendedores campesinos, ubicándolos en un lugar digno y apto para que puedan desarrollar sus labores.

DSC 0652

Según Francisco León Zúñiga, Jefe de Planeación Municipal, la alcaldía había acordado adecuar el sitio el planchón para la reubicación de los trabajadores del Mercado Campesino, pero hasta el momento no han podido lograrlo ya que el lugar se sigue utilizando como botadero de basuras y expendio de drogas, entre otras actividades. “Sabemos que hay inconformidad de los comerciantes del mercado campesino, pero la alcaldía está trabajando en resolver el asunto, respetando  un principio clave y es el de que todas las decisiones  serán tomadas en consenso con la comunidad”, dijo.

El presidente de la Asociación de Comerciantes y Trabajadores de la Plaza de Mercado Barrio Bolívar, Martin Chicangana, indica que otro problema es el plan de movilidad que se viene ejecutando en Popayán. En la calzada de la calle primera del barrio Bolívar  llevan mes y medio realizando obras y perjudicando  los locales dentro y fuera de la Plaza. Los comerciantes, mesa larga y mercado campesino han reducido sus ventas en un 30 por ciento, lo que genera preocupación en muchos trabajadores que no tienen recursos. En esa situación están los minoristas, quienes temen la quiebra de sus negocios.

primi sui motori con e-max.it