Crisis financiera en los ancianatos públicos de Popayán

La exoneración de algunas empresas en el cobro de la estampilla pro-adulto mayor que contempla la ley 687 del 2001, ha llevado a la crisis financiera  a los ancianatos San Vicente de Paul y Hogar Divino Niño Jesús.

Por: Adriana Carolina Muñoz
Tercer semestre - Comunicación Social

Ancianato1
Sin “Pedro pica-piedras” el hogar no sería hogar, dice Sandra Ibarra del Ancianato hogar San Vicente de Paul.

“Con esta situación, no nos queda más que cerrar”. Estas fueron las palabras de Sandra Ibarra, psicóloga del Ancianato Hogar San Vicente de Paul. Este y el Ancianato Hogar Divino Niño Jesús, se encuentran en crisis tras la exoneración del pago a la estampilla pro-adulto mayor a empresas descentralizadas tales como EMTEL SA-ESP, Hospital San José y Empresa de Acueducto y Alcantarillado. Este acuerdo fue aprobado a finales del 2011 y ahora es cuando se sienten sus graves consecuencias.

En el 2010, la administración municipal aplicó la ley 687 en el municipio. En esta, se autoriza a concejos municipales, distritales y asambleas a emitir una estampilla del 3% que pagan los contratistas de las empresas descentralizadas, en pro del bienestar del adulto mayor. Estos recursos se dividen en un 70% para los Centros Vida, donde se realizan actividades recreativas y de bienestar con los adultos mayores, y el 30% restante, se destina a los ancianatos públicos del municipio. De este último porcentaje, la mitad se destina al hogar San Vicente de Paul, y la otra parte al hogar Divino Niño Jesús.

Albeiro Villaquirán, funcionario de la Secretaría de Salud, encargado de los recursos destinados a salud pública, informó que a partir del 2010 se recaudaron $187.690.598  y en el 2011, $294.780.794. Hasta esa fecha el municipio les estaba entregando a los asilos casi un salario mínimo por anciano.

 
En los años  2006-2009, el cupo de adultos mayores era de 60 a 70, para el año 2010-2011, los cupos se ampliaron a 120-180.

Confiados en este ingreso, los ancianatos abrieron sus puertas a más cupos para adultos mayores, empleados y atenciones. En los años  2006-2009, el cupo de adultos mayores era de 60 a 70, para el año 2010-2011, los cupos se ampliaron a 120-180. En el caso del Hogar Divino Niño Jesús se invirtió en un salón de fisioterapia y en un centro odontológico.

Edgar Cerón, quien desde hace poco reside en el hogar San Vicente de Paul, dijo: “Por eso estoy yo aquí, vivo agradecido con el asilo y las personas que me ayudaron para traerme; me abrí de los vicios, me volví la persona que realmente soy, y yo veo que la fundación hoy nos sirve a hombres y mujeres y no nos falta el bocado de comida”.

A finales del 2011, el Concejo Municipal aprobó una solicitud donde se exoneraba a empresas de pagar el impuesto de la estampilla. Estas empresas son EMTEL SA ESP, Hospital San José y Acueducto y alcantarillado. Según  Villaquiran,  este acuerdo se presentó  por una interpretación jurídica, de que las empresas descentralizadas son las entidades territoriales y bajo este precepto el Concejo aprobó la solicitud. Por otra parte, existe otra versión donde supuestamente el Concejo aprobó esta solicitud, ya que los ancianatos no daban prioridad a los adultos de la tercera edad afiliados a través de la administración municipal, sino a los ancianos de la calle.

Ancianato2
Hogar Divino Niño Jesús. Este es el salón de fisioterapia, donde los adultos mayores gozan de una atención profesional, y que hoy está a punto de desaparecer. 

A partir del 2012, se ven notablemente afectados los recursos que ingresan a los Centros Vida y a los ancianatos. Villaquirán dijo: “$700.000.000 quedaban para centros vida y $300.000.000 para los dos asilos. Estamos hablando de $150.000.000 de pesos para cada asilo dividido en 12 meses, son unos 10- 12 millones de pesos por mes. Esta cifra ha sido soportada y demostrada por los asilos, que con esto es muy difícil darle una atención integral a ellos”.

Como consecuencia, los hogares han tenido que recurrir de nuevo a las donaciones, actividades, ayudas de externos, recorte de personal y cupos en el hogar. Sandra Ibarra dijo: “hemos recibido desde ropa, hasta un ternero”.

Nancy, encargada de los oficios varios en el hogar Divino Niño Jesús, dijo: “Ahora llegó la crisis y no tenemos cómo mantenerlos, a veces a las hermanitas les toca ir a Cali o a otras ciudades, a pedir caridades para mantener el hogar”. Sor Gloria, encargada del hogar dice que han tenido que recurrir a las ayudas de los familiares de los ancianos para poder cumplir con sus necesidades, al mismo tiempo, los ancianos más estables se ven obligados por la situación a colaborar en los oficios del lugar.

Han tenido que recurrir a las ayudas de los familiares de los ancianos para poder cumplir con sus necesidades.

Teniendo en cuenta esta situación los ancianatos públicos y el Concejo Municipal, presentaron el pasado 23 de abril una iniciativa que deroga el acuerdo N° 044, tomando como punto de partida la ley 687 de 2001. Esta iniciativa pasó su primer peldaño con aprobación de nueve concejales. La segunda sesión se llevó a cabo cuatro días después, y en ella se decidió aplazar el debate ya que algunas partes, solicitaron esclarecer los efectos jurídicos y la afectación o no de las entidades.

Esta iniciativa se tendrá en cuenta para la próxima sesión del Concejo, que en su mayoría están de acuerdo con el cobro de la estampilla que beneficia a los centros vida y asilos.

Ancianato3
"... yo veo que la fundación hoy nos sirve a hombres y mujeres y no nos falta el bocado de comida."

En el comunicado emitido por el Hogar San Vicente de Paul se reflejada la grave situación por la que están pasando. En este dicen: “A partir de la fecha y en un plazo de dos meses nos veremos en la obligación de entregar los abuelitos a las respectivas entidades y particulares solicitantes del cupo, y a las alcaldías y departamento de donde son originarios, por la carencia de recursos económicos para su manutención”. Además aclaran que: “Esta decisión solo se suspendería en la medida en que se aplicara la Ley tal y como fue aprobada, y para ello se requeriría de la decisión política de la Alcaldía, el Concejo Municipal, la Gobernación y la Asamblea departamental”. 

 

 
primi sui motori con e-max.it