Hijos y padres, entre la enfermedad y las necesidades

Niños hospitalizados afectados por carencias económicas

La unidad de pediatría del Hospital Universitario San José presenta diversos inconvenientes por la escasez de insumos.La estadía de los menores hospitalizados y los familiares  que los acompañan se ve afectada.

Reportaje de Alejandra Sandoval
03 de septiembre de 2015

Hospital San Jose

“Hoy pude bañarme y comer el almuercito, me baño acá en la unidad y almuerzo en el Hogar de paso, pero mañana ya no sé. ¿Desayuno y comida? Pues que le digo, eso depende del día. Uno a veces no tiene los recursos y se pasa todo el día con una sola comida. Puedo dormir cómodamente, dentro de lo posible, en otros lugares le toca a uno hasta dormir en el piso”.

Jazmín Mendoza, lleva más de cuatro meses pasando por esta situación, acompañando a su hijo en la unidad de pediatría del Hospital San José, pero teniendo que disminuir su calidad de vida, pues al venir de un municipio lejano en Putumayo, no tiene las posibilidades económicas para recibir las tres comidas básicas del día y pasar una estancia cómoda en la unidad.

Para hablar de la situación particular del hospital, es necesario contextualizar el panorama general de la salud en el país, que ha presentado graves problemas en los últimos años en su organización estructural y en el cubrimiento que presta. Todo ello se ha visto reflejado en la calidad del servicio que se les provee a los colombianos ocasionando el retraso en las mejoras en la infraestructura y la disposición humana.

En los últimos diez años, la cobertura de salud en Colombia se ha incrementado significativamente de un 58% a un 89%, pero el país no la ha alcanzado en su totalidad como lo determina la Ley 100. El tipo de régimen que ha sido en mayor parte responsable del crecimiento en el número de afiliados, ha sido el régimen subsidiado, lo cual significa que cada vez más la seguridad social se financia con recursos públicosHospital San Jose 1

Es posible evidenciar esta situación en el Hospital Universitario San José. ¿Por qué? Porque hace parte de los nueve hospitales públicos de este departamento, tres de los cuales se encuentran en la capital caucana. De los 1.268.937 habitantes del departamento del Cauca según el censo del 2005, solo el 39.87% de la población se ubica en la zona urbana y el 60.13% en la zona rural. Estas cifras se traducen  en que la mayoría de los habitantes del departamento no tienen acceso a salud de calidad, pues al estar ubicados en zonas rurales, no tienen acceso cercano a hospitales de tercer nivel como lo es el Hospital San José.

Los hospitales públicos deben tener un compromiso más allá de brindarle al usuario la atención oportuna, considerando que según el plan de desarrollo que el mismo hospital plantea, el 57% de los usuarios vive con medio salario mínimo y sus labores radican principalmente en el campo, como la agricultura.Por ello es necesaria una atención con miras al bienestar integral del paciente, en este caso, los niños que claramente necesitan de sus padres para una pronta recuperación, como lo manifestó uno de los menores hospitalizados, José Alfredo Muelas. El niño reitera que la presencia de los padres y familiares ha sido de gran ayuda para su bienestar emocional, pues tras un accidente en su pierna se le dificulta levantarse de la cama para jugar un poco.

En relación al presupuesto que se destina por parte del hospital al área de pediatría, hay un estimado anual de 250 millones de pesos, que cubren mano de obra, materiales y gastos generales, sin incluir los servicios de:urgencias de pediatría, la Unidad de cuidados intensivos pediátricos y neonatos. Esta suma representa cerca del 10% del presupuesto anual de todo el hospital, sin embargo se requiere mucho más para cubrir la totalidad de los requerimientos de esta área.

Gloria María Rivas, auxiliar de enfermería del área de pediatría, hace hincapié en las gestiones que se han intentado realizar por parte de la unidad hacia el área administrativa del hospital, para lograr conseguir los implementos necesarios, no solo para los niños, sino también para sus madres o padres que van a acompañarlos. “Las mamitas sufren mucho, porque cuando desayunan no almuerzan o si almuerzan no comen. Acá hay unas playeras donde pueden dormir, pero llevan más de 15 años y están desgastadas”.

Esta misma posición la confirma la médico pediatra, coordinadora del área de pediatría, Victoria Solano, quien se ha encargado desde hace varios años de liderar campañas y gestiones con el fin de mejorar la estadía de los niños y padres. “Las cosas que tenemos acá en la unidad, juguetes, cuentos, televisores y camas para los padres, las hemos conseguido con campañas e iniciativas de estudiantes y trabajadores del área”Hospital San Jose 2

En la cuestión de las campañas, en el primer trimestre del presente año, se realizó la colecta: “Regala un día de tu vida por un niño”, iniciativa promovida por la agencia de modelajeModels y la Unidad de Pediatría del Hospital San José. Para esta campaña se logró la colaboración de empresas locales y tuvo lugar en el Centro Comercial Campanario. Durante todo el día, por medio de alcancías se recolectó dinero, donaciones de juguetes, implementos de aseo, ropa, y hasta regalar un día para acompañar a los niños en sus dinámicas diarias dentro de la unidad. El total de recaudo fue de dos millones 600 mil pesos aproximadamente y gran cantidad de juguetes, ropa y pañales.

El Hospital San José, al ser de carácter público no cuenta con los recursos necesarios para el tipo de implementos extra que se requieren para garantizar el bienestar total de los niños, teniendo en cuenta que debido a sus cortas edades precisan de un ambiente didáctico, ameno, que les permita sobrellevar la enfermedad de una manera menos dolorosa, acompañados por sus familiares.

De esta parte se está encargando el Área de Humanización del hospital, pero ésta solo ha venido funcionando de manera consolidada desde inicios del 2014. La Líder de Humanización, Marilú Dorado, dice que el hospital sabe que la mayoría de las personas que acuden a él, son de un estrato socio-económico menor al estrato tres, que viven con menos de un salario mínimo y saben que aunque el hospital no tiene los recursos, se están gestando estas actividades para que de una manera u otra se logre la recuperación integral de cada niño, de cada paciente y efectivamente aún queda mucho por hacer.

“Sí, sería bueno que el hospital nos ayudara con la comida al menos, porque imagínese, uno tanto tiempo aquí, y sin nadie que le ayude a uno ni nada. Los papás de los niños necesitamos estar cerca de ellos todo el tiempo, porque el amor, eso difícilmente se lo da un médico”, dijo Diana Morales.

  

primi sui motori con e-max.it