Estilo de vida

Parkour: un deporte que se toma a la ciudad

Esta práctica se define como el arte del desplazamiento. Es una disciplina acrobática para niños, jóvenes y adultos, que se ha desarrollado como una actividad alternativa en Popayán.

Por: Angélica María Mambuscay
Tercer Semestre - Comunicación Social

Parkour1

El Parkour, también conocido como el arte del desplazamiento, es una disciplina de origen francés que consiste en desplazarse por cualquier entorno, usando las habilidades del propio cuerpo, procurando ser lo más eficaz y eficiente posible, efectuando movimientos acrobáticos.

Llegó aproximadamente en el 2006 a Popayán. Para sus practicantes es una filosofía de vida, una libertad porque solo necesitan del cuerpo y de mucha concentración para conseguir sus objetivos y vencer sus miedos.

Esta disciplina ha tenido gran acogida en la ciudad, ya que en los entrenos es muy notoria la asistencia de muchas personas de todas las edades, desde niños, jóvenes y adultos. 

Cada uno de ellos conforma a Ville Blanche que en francés significa “Ciudad Blanca",  grupo que  posee una certificación del Reino Unido y Francia para ejercer profesionalmente esta actividad.

Daniel Guzmán es un practicante de Parkour desde hace cuatro años. Para él esta disciplina le permite desplazarse a donde quiera que vaya y aseguró que su ruta es ilimitada y que el Parkour es una de sus mayores motivaciones.

Este deporte maneja dos filosofías: “SER FUERTE PARA SER ÚTIL” y “SER Y DURAR”. Ville Blanche emplea una filosofía a partir del lema PENSAMIENTO, MOVIMIENTO Y LIBERTAD, en donde se origina un deseo por llevar los cuerpos y las mentes más allá de los límites. “Las personas que comparten esta filosofía se mantienen. Más que un grupo somos una familia, todos conservamos el ánimo de ¡dale!, ¡tú puedes!, estamos muy unidos”, dijo Daniel Guzmán.

“Esto hace parte de una filosofía de vida”

El club deportivo practica el arte del desplazamiento, en la ciudad se ha dedicado a la difusión, desarrollo y apoyo de esta disciplina. “Hemos hecho mucha difusión del Parkour, además entrenamos en un sitio muy público y transcurrido por la gente. Parkour2

las redes sociales nos han sido de utilidad y la Universidad del Cauca, nos ha apoyado dando espacio a los entrenadores para darle a conocer a los jóvenes este deporte por cada una de las facultades”, sostuvo Daniela Caicedo, practicante de Parkour desde hace dos años. Esta disciplina está liderada por un grupo de jóvenes, que a través de su experiencia como practicantes lograron construir determinados espacios para dar lugar a nuevas formas de entrenamiento que direccionen el camino de cada uno de los que lo practican, haciendo énfasis en el fortalecimiento de sus capacidades físicas y mentales. Ville Blanche se congrega en La Arcada o "Puente del Humilladero" los días martes y jueves de seis y media de la tarde a nueve de la noche y en algunas ocasiones cuando   realizan talleres para principiantes, lo hacen en el parque Santa Catalina o en los lugares que ellos consideren apropiados. Los practicantes son niños, jóvenes y adultos con ganas de desarrollar todas sus capacidades físicas y mentales, donde cada uno de ellos posee una concepción diferente acerca de esta disciplina, ya que permite que individualmente se cumplan sus satisfacciones personales, sin desligarse de la noción familiar.
Además, como Parkour son una comunidad amorosa, en la que encuentran una defensa personal a través del conocimiento del cuerpo, que cada una de las personas va descubriendo a medida de sus entrenamientos. La práctica de esta disciplina es totalmente gratuita en la ciudad y acoge a todo aquel que quiera hacer parte, no importa su sexo, su raza, su nivel social o económico; lo único que interesa es que tenga las ganas y esté dispuesto a vencer sus miedos y sobrepasar sus propios límites.

VilParkour3le Blanche quiere fortalecer el tejido cultural y social de cada una de las personas, por ello incentiva a los ciudadanos para que se interesen por llevar una vida sana, independientemente del estigma que se crea en una ciudad tan tradicional como Popayán. Además, un papel fundamental en el grupo es la mujer, ya que ella también posee las habilidades corporales necesarias para incursionar en esta disciplina e intenta romper ciertos estereotipos creados por el tradicionalismo patojo.

“Entre todos podemos construir un lugar para nosotros, necesitamos más mujeres”

Daniela Caicedo dijo que creía que dependiendo del tipo de público que los ve entrenar, se infiere lo que piensan de ellos, pero consideró que los veían como unas personas fuertes, a pesar de que relacionen todo con golpes y piensen que por ser mujer, “es machona”. “Quiero romper con ese estereotipo, hemos tenido buena acogida, lo que entrenamos lo hacemos bien y tengo el apoyo de mi familia. Para mí el Parkour es un estilo de vida y todo lo que practico lo implemento en mi diario vivir”, dijo Daniela.
Ville Blanche se encuentra bastante consolidado en la ciudad y está abierto al ingreso de nuevas personas que quieran hacer parte del fortalecimiento del Parkour como una disciplina.

Al mismo tiempo incentivan a los niños para que desde temprana edad encuentren un amor y una pasión por el deporte. Para ellos es bastante gratificante el respeto y la admiración que reciben de algunos transeúntes que los observan en sus entrenos, por ello cuidan mucho del lugar, teniendo consciencia que hace parte del sector histórico de Popayán y no harían actos que deterioren el espacio.

 

 

primi sui motori con e-max.it