Tatuajes y piercings

Transformaciones corporales

Por: Lina María Rodríguez Laverde
Tercer semestre - Comunicación social

 

Estas prácticas funcionan para las personas como formas de cambiar estéticamente y con las que planean encontrar su personalidad.

Los tatuajes y piercings, a pesar de tener una connotación diferente en muchos períodos de la vida, se observan en la actualidad como métodos estéticos y como prácticas de decoración del cuerpo.

Se han cambiado muchos de los esquemas que mantenían a estos procedimientos como conductas inaceptables; es por eso, que ahora es más fácil ver a las transformaciones corporales como actividades que enaltecen la búsqueda individual y el libre desarrollo de la personalidad. 

   piercing1
Los piercings en el cartílago de la oreja son una de las perforaciones más comunes, sin embargo las perforaciones corporales se pueden hacer en cualquier parte del cuerpo.

Estas prácticas voluntarias no cambian la personalidad de los individuos. Se puede decir que refuerzan la forma de  imaginarse y  verse en el mundo. También las personas que portan estas transformaciones en su cuerpo manifiestan guardar en sus piercings o tatuajes cargas emocionales, ya que pueden poseer gran valor y mucho significado.

Los tatuajes y los piercings son representaciones de pensamientos, historias y formas de ver el mundo, es por eso que se les considera como piezas de arte, no como marcas de discriminación. 

Estos cambios corporales son decisiones que demuestran  aceptación y amor propio, lo que no tiene cabida para discriminaciones o estigmas. La manera como se perciben los tatuajes depende de en qué sociedad y en qué contexto se originen estos; es decir, su aceptación es variable, porque depende de la cultura, religión o ideología de la sociedad en la que el individuo se desenvuelve y de esto dependerá si  tendrá que lidiar con  críticas o juicios.

Estas transformaciones no cambian el carácter ni la esencia de los individuos.

Con relación a esto Daniela Bravo, estudiante de comunicación de la Universidad del Cauca y quien posee un tatuaje y un piercing, confiesa que personalmente se encontró con el caso de que a su familia no le gustara lo que ella llevaba, de lo que se puede inferir que hay  ciertos espacios de estigmatización sobre este tipo de cosas,  pues manifiesta: “cuando notaron el tatuaje que tenía, tuve muchos problemas, muchas consecuencias y ellos creyeron que yo me lo quité porque ellos me lo mandaron a quitar”. 

Andrés Calderón, estudiante de la Universidad del Cauca, lleva una expansión y asegura no creer que una modificación corporal cuente como una diferenciación de una persona con otra, debido a que lo considera como un accesorio más. Estas transformaciones no cambian el carácter ni la esencia de los individuos, por lo que no las convierte en sujetos diferentes de los otros. 
piercing2
Andrés Calderón Estudiante de comunicación social tiene  una expansión en su oreja y manifiesta sentirse  más cómodo con él mismo tras   haberse practicado esta transformación corporal.

Hay que resaltar es que estas transformaciones sí proporcionan mayor visibilidad a las personas que las llevan. Según Calderón “cuando uno está en la calle sí es normal que las persona lo volteen a mirar”, con lo que deja claro que aunque se ha naturalizado la idea de poseer estos accesorios, hay sujetos que aún muestran asombro y resaltan a unas personas sobre otras a la hora de emitir un juicio.

La parte exterior de los individuos es considerada como la carta de presentación que éstos tienen ante las demás personas. Es por esto, que hay prejuicios a la hora de convivir con un sujeto que es relacionado con un cambio físico intencional. La discriminación social frente a este tipo de procedimientos sí existe, sin embargo, cada día y a medida que pasa el tiempo, es menor, debido a que los esquemas mentales de los sujetos que conviven en la sociedad se ajustan a los nuevos cambios de vida.

Oliver Camacho, estudiante de antropología de la Universidad del Cauca, asegura que las razones por las que las personas recurren a estas trasformaciones corporales son principalmente “para reafirmar de alguna forma la identidad propia”, también sostiene que los cambios en el cuerpo son inevitables, debido a que este está en constante cambio. El manejo del cuerpo es algo mucho más personal; es así como se llega a los tatuajes y los piercings, que son sobre todo cambios estéticos, no médicos, que las personas voluntariamente acceden a practicar.

 piercing3
Daniela Bravo posee un piercing en la lengua desde hace mucho tiempo. Manifiesta no haber sentido ningún tipo de molestia o complicación a causa de esto.

La ejecución de estos procedimientos también se ve mediada por tendencias del momento o modas. Oliver Camacho a esto responde que: “Está supeditado por cuestiones globales pero no quiere decir que lo hagan solo por eso. Cada quien se modifica a su antojo”. Es el querer hacerlo lo que se puede ver mediado por los demás, sin embargo el significado del tatuaje o del piercing es absolutamente personal. 

Aunque estos procedimientos, los tatuajes y los piercings, son transformaciones corporales, no son lo mismo ni tienen las misma consecuencias. Una de sus principales diferencias es la duración en el cuerpo, debido a que un piercing puede ser temporal o se ajusta al tiempo  que el sujeto lo quiera tener, en cambio los tatuajes son marcas

 

La ejecución de estos procedimientos también se ve mediada por tendencias del momento o modas.

fijas que pueden ser removidos de la piel mediante procedimientos costosos y dolorosos. 

Los individuos tienen diferentes formas de ver e interpretar el mundo, por ende, las reacciones que tienen las ante las prácticas de estas transformaciones corporales son variadas. No todos aceptan esto como arte o como una actividad que busca complacer a quien la practica. Por todo esto es aún normal encontrar estigmas o juicios negativos frente a los piercings y los tatuajes.

primi sui motori con e-max.it