La literatura le dijo adiós a dos grandes plumas.  

GUNTHER Y GALEANO 

Por: Mildret J. Rebolledo M.

11:15 a.m / 23 de abril del 2015 

La literatura europea y americana están de luto, el Premio Nobel de Literatura Günter Grass, principal figura de la literatura contemporánea alemana, y el escritor y periodista uruguayo Eduardo Galeano, quien dedicó su obra a dar voz a los que no la tienen en América Latina, fallecieron el pasado 13 de abril en sus países natales. 

Eduardo Galeano

Desde la publicación de “Las venas abiertas de América Latina” en 1971, las obras de Galeano se convirtieron en clásicos de la literatura política del continente, siempre en defensa de los oprimidos y marginados.

Con un estilo de difícil clasificación, entre la crónica periodística y la erudición histórica.

Galeano, que inició su vida profesional como caricaturista, entregado al periodismo y a la  crítica, resistió con valor las arremetidas de la dictadura, jamás bajó la guardia en la denuncia de las desigualdades.

Para leer de Galeano Las venas abiertas de América Latina (1971) Memoria del fuego (1986) El fútbol a sol y sombra (1995)

Günter Grass

Hombre de izquierdas, polémico, que nunca cesó de confrontar a su país con su pasado nazi, Grass fue el escritor alemán de la segunda mitad del siglo XX más conocido en el extranjero.

Grass alcanzó fama mundial con la publicación de su novela “El tambor de hojalata”, en 1959. Cuarenta años después, en 1999, recibió los dos más prestigiosos galardones del ámbito literario mundial, el Nobel y el Príncipe de Asturias de las Letras, en reconocimiento a su dilatada trayectoria como escritor.

Para leer de Grass: El tambor de hojalata (1959) El gato y el ratón (1961) Años de perro (1963) El Rodaballo (1977) Encuentro en Telgte (1979) La ratesa (1986) Malos Presagios (1992) Discurso de la pérdida (1994) Es cuento largo (1995) Mi siglo (1999) La caja de los deseos (2011) Pelando la cebolla (2006)

Si algo les quedó claro a los lectores de estos dos maestros, es que  más allá de sus talentos en el terreno de la literatura y de los hallazgos estéticos que encendieron sus oficios, fue que escribir sobre el mundo tenía mucho de gesto político: podría decirse, de cierto modo, que los dos lo hicieron en voz alta, en busca de un auditorio preparado para asumir sus responsabilidades democráticas y cansado de las versiones oficiales.            

        

 
     
     
primi sui motori con e-max.it