27 de septiembre de 2018

Reseña

Matar a Jesús, una propuesta cinematográfica que conecta con todos      

Cada vez son más las propuestas cinematográficas colombianas que son ganadoras de premios y reconocimientos en diversos festivales de cine alrededor del mundo. Las temáticas que abordan se acercan más a la cotidianidad de las personas. Aquí, una reseña de la película Matar a Jesús.

Por: Yina Agredo y Julián Sánchez

Imagen oficial de la película

matar a jesus1.jpg

 

A pocos meses de la esperada gala de los premios Oscar 2019, la ACACC (Academia Colombiana de Arte y Ciencias Cinematográficas) dio a conocer a los cinco pre nominados a representar al país en la categoría de: “Mejor película de habla no inglesa”. Los nominados fueron: Virus Tropical de Santiago Caicedo, Señorita María de Rubén Mendoza, Somos Calentura de Jorge Navas, Pájaros de Verano de Cristina Gallego y Ciro Guerra, y, por último, Matar a Jesús de Laura Mora. La elegida fue: Pájaros de Verano.

Cada uno de estos filmes narra problemas sociales presentes en el país que van desde el tráfico de drogas en los años 80, representado en Pájaros de Verano, hasta la discriminación sexual vista en Señorita María. Sin embargo, la que probablemente abarque una problemática más común es Matar a Jesús.

Con un nombre controversial para algunos y ganadora de catorce premios, Matar a Jesús narra la historia de Paula, una joven de veintidós años que reside en la ciudad de Medellín. Su padre es asesinado a tiros por un sicario al cual ella logra identificar. Al ver cómo el sistema judicial del país hace a un lado el caso de su padre, decide buscar al sicario para vengarse.

La inspiración de la directora Laura Mora para esta película fue su propia experiencia porque su padre fue asesinado en el año 2002. En entrevista con la Revista Semana, la directora menciona cómo plasmó en la película algunos deseos de su padre como, el ser solo profesor, el hecho de que al contrario de Paula, ella no estaba con su padre el día en que este fue asesinado y, por ende, nunca vio al sicario.

“Cuando trabajaba de mesera para pagar la universidad en la que estudiaba cine, tuve un sueño: estaba en un mirador viendo esa ciudad feroz que es Medellín y, de repente, se me sienta al lado un chico de mi edad. Empezamos a conversar y de un momento a otro me dice: yo me llamo Jesús, yo maté a tu papá. Después del sueño y por primera vez después de dos años de la muerte de mi papá, me levanto y escribo como 50 páginas de corrido que se vuelven una descripción de Jesús, unos textos muy íntimos sin el propósito de convertirlos en película. Aquellos textos se llamaban Conversaciones con Jesús.” Afirmó Mora.

Matar a Jesús pone en pantalla problemáticas sociales como la violencia, las drogas, el pobre sistema de justicia del país, pero sobre todo, pone en la mesa un gran dilema moral al cual se enfrentan muchas personas que son víctimas de hechos similares al de la protagonista que llevan a preguntarse: cuando el Estado falla en hacer justicia, ¿es debido hacerla por mano propia?

El manejo de cámara complementa el relato, haciendo que el espectador llegue a sentir la confusión de los personajes y la naturaleza caótica de los mismos y de su ambiente. Muchos actores del reparto son naturales, algo que le da más fuerza a la historia. La musicalización también juega un papel importante y, de esa forma, todos estos recursos narrativos se mezclan de una buena manera, lo que permite una buena fluidez en la narración.

Al igual que la película Matar a Jesús todos los otros filmes pre nominados a representar al país, cuentan historias bastante reales e interesantes, las cuales vale la pena ver. El cine colombiano cada vez se hace más fuerte y el apoyo que se les brinde es vital, así que no solo hay que acudir a las salas de cine a ver todo lo que Hollywood nos ofrece.

primi sui motori con e-max.it