27 de febrero de 2018

Perfil

Vocación para el servicio social

Servir y ayudar a los demás es su pasión. Se destaca a nivel local por su labor social con jóvenes de sectores vulnerables y barristas. Su trabajo como policía ha sido el enlace para el acercamiento con grupos sociales. Sus pasiones se complementan con una carrera profesional y el apoyo de su familia.

Por: Lina Alejandra Palta Muñoz

WhatsApp Image 2018-02-23 at 8.48.29 AM.jpeg

 

Una sonrisa en el rostro, don de gentes, bondad, amabilidad y respeto, son las cualidades que caracterizan a Rommel Alberto López González, un hombre de treinta y ocho años, quien además de ser esposo y padre, dedica su vida a la labor social por medio de la Policía Nacional. Él descubrió que su vocación y su misión en el mundo estaban destinadas a servir a los demás con el propósito de lograr un cambio social. Es por eso que se ha dedicado a trabajar con jóvenes de la capital caucana pertenecientes a sectores vulnerables, de riesgo o incluso con grupos sociales como los barristas.

Sus botas militares, uniforme verde y estampillas bordadas, son el atuendo que eligió para reemplazar la ropa  civil, una vestimenta que lo encasilla como servidor público y muchas veces enemigo de quienes no siguen las normas sociales establecidas para la sana convivencia. Pero él hace la diferencia en la institución, pues no usa la fuerza como principal arma de solución y comunicación con los civiles. Es su palabra y don de gentes lo que ha hecho que se gane el respeto de diferentes grupos a los que acompaña y apoya con campañas para la prevención del consumo de drogas y la no violencia.

 

Policía y profesor

Además de su trabajo en diferentes sectores de la ciudad como policía, es profesor en algunos colegios de los barrios con mayor riesgo en consumo de alucinógenos. “Yo soy instructor en prevención del consumo de drogas; mi trabajo es ir a las instituciones educativas y desarrollar un programa escolarizado de prevención que dura diez semanas. Posterior a eso realizamos un evento de clausura. En el proceso también capacitamos a los padres de familia y docentes”, expresa Rommel, quien de esta forma atiende a la población donde estadísticamente se puede medir la  criminalidad o el problema de consumo de estupefacientes.

WhatsApp Image 2018-02-23 at 8.48.35 AM (1).jpeg

Su trabajo con los diferentes grupos de barristas ha sido de los más destacados en la ciudad, y no por la mala relación que se gesta entre hinchas y policías, pues como es sabido, la apatía y tiranía de parte y parte es una constante en estadios y calles. El subintendente, por el contrario, ha logrado ganarse el respeto de los barristas de la ciudad, quienes lo conocen y mantienen una relación de amistad que los ha llevado a un trabajo conjunto por la labor social. En corresponsabilidad se han encaminado a ayudar a quienes más lo necesitan y a dejarse ayudar para mejorar el comportamiento y la imagen del barrista. Este trabajo, como en toda organización, se viene realizando de adentro hacia afuera con educación y guías.

“El trabajo de barras se viene desarrollando desde que existía el departamento de Policía Cauca, porque la Policía Metropolitana es relativamente nueva. Yo vengo con estos grupos desde el año 2009 con esta labor, que se viene haciendo tanto con barristas como con pandillas “jóvenes de especial atención constitucional” y que nos deja muchas expectativas. Con ellos podemos hacer un buen trabajo como institución, es la posibilidad de contribuir a las familias y comunidades de Popayán”, agrega López, a quien realmente el fútbol no le llama mucho la atención, pero ha sido el dispositivo de acercamiento y unión hacia muchos proyectos de mejoramiento social.

WhatsApp Image 2018-02-23 at 8.48.34 AM.jpeg

 

Alrededor del esférico giran pasiones y emociones que llevan a la creación de grupos en torno a una afición, un movimiento que sigue, apoya y nunca desfallece. Pero estas filiales han sido en su gran mayoría nicho de vandalismo, violencia y consumo de drogas. De ahí surge la necesidad de brindarles una atención especial y este policía ha visto en el deporte la posibilidad de ayudar a integrar y hacer que los jóvenes de Popayán y del país sean personas útiles para la sociedad.

“Yo estoy desarrollando diferentes estrategias por medio del trabajo social y comunitario, de campeonatos de fútbol, de iniciativas como las realizadas en diciembre con la navidad verdolaga que se lidera con la barra de Atlético Nacional. También estamos apoyando jóvenes que necesitan oportunidades laborales, estas oportunidades se las brindamos a través de convenios con el  SENA y otras instituciones para que reciban algún tipo de formación”, cuenta López, quien además dice que la parte difícil es lograr que quienes empiecen ese proceso, lo culminen.

Su trabajo ya ha dado frutos en la ciudad, pues a pesar de que la mayoría de los barristas se encasillen en la rebeldía, algunos de ellos han optado por aprovechar las oportunidades que les han brindado con el programa “jóvenes a lo bien” asistiendo a las capacitaciones con el SENA. Esta oportunidad contribuyó a que una filial tenga en este momento un proyecto de emprendimiento sobre producción de indumentaria deportiva.

Conocerlos y comprenderlos

Es admirable y destacable la labor de Rommel Alberto López, pues son pocos los que en su profesión se preocupan por la formación en aspectos de apoyo social, para propender por la educación y la integridad humana. Sus iniciativas apuntan a la seguridad ciudadana a partir del incremento de la accidentalidad, situaciones de violencia y desorden social que se generan en torno al fútbol. Ahí es cuando un grupo especializado de la policía se fija en estos sectores y hace acercamiento de trabajo preventivo inicialmente con las barras de los equipos con mayor auge.

Atrás de la cortina del estigma por el barrista y el odio por el uniformado, como suele ser común o se piensa, López se ha dado a tarea de conocerlos, ir más allá de la represión y brindarles su apoyo como profesional y amigo. ”Yo desconocía la realidad de cada uno de ellos, de pronto mi concepto era de control y cohesión, siempre de disolver multitudes. Pero cuando empiezo a conocer la vida de muchos de ellos, me doy cuenta de que lo que necesitan es atención, oportunidades, alguien que los cuide y los ayude a controlar”, agrega.

WhatsApp Image 2018-02-23 at 8.48.35 AM.jpeg

“Este año vamos a desarrollar campeonatos, a organizar unos murales que hablen sobre la convivencia  y la paz en el fútbol, que sean contrarios a los que uno muchas veces se encuentra en la calle. Necesitamos empezar a hablar de paz y respeto, de tolerancia y amor al fútbol. También tenemos pensado realizar un foro donde se conozca qué es el barrismo social, en la voz de personas con experiencia frente al tema, que ellos nos compartan lo positivo del barrismo”, afirma López. Además, para este tipo de iniciativas son indispensables los recursos y el apoyo de líderes.

Otra faceta

Actualmente, Rommel Alberto López está culminando la Licenciatura en Educación Básica con énfasis en Educación Artística en la Universidad del Cauca. A esta otra faceta de su vida le dedica los fines de semana, espacios que combina con el tiempo de calidad para su familia. Manifiesta que ellos son el centro de su vida, lo admiran y a pesar de ser conscientes del riesgo que corre como policía, lo apoyan y respetan. “Ellos saben que el trabajo que yo realizo es con mucho amor y entrega, pues para eso me dedico y me preparo, para dar lo mejor en cada comunidad y espacio social. Gracias a ese trabajo que realizo puedo contribuir a la transformación de la vida de muchas personas para bien”, manifiesta.

primi sui motori con e-max.it