Dulces vegetales 

Por: Leidy Cruz

Cuando los chocolates comenzaron a comer dientes, los niños dejaron de tomar su leche chocolatada. Desde entonces las loncheras no fueron las mismas.
Los dientes espantados se apiñaban en las bocas. Los más afortunados fueron los ortodoncistas, que hacían millones de dinero obligando a los dientes a permanecer en su lugar.

Los odontólogos atribuyeron el daño a los azúcares. ¡Prohibida su venta!, los dulces fueron enviados bajo tierra. Pero aun cuando los niños eran alimentados con verduras, sus dientes eran comidos por agentes extraños.

Pasaron los meses, las golosinas no regresaban y las verduras eran dulcemente deliciosas.